Opina sobre este tema

Nombre
e-mail
Procedencia
Opinión o sugerencia

 
Rocha,

Los niños, con quien los ame

16/07/2008

Los niños, con quien los ame



El maltrato, el castigo y el abandono son duros con los niños. Especialmente con ellos que no tienen posibilidad de hacer nada para evitarlo.

Los medios de prensa nos han mostrado con dureza los problemas a los que son sometidos los niños.

Mientras tanto, la adopción, camino importante para dar un hogar a quien no lo tiene, está en debate.

Las condiciones de adopción y el tiempo requerido son dos de los perfiles de un asunto por cierto delicado.

La conformación de nuestra sociedad a partir de nuevas formas de convivencia, interpelan nuestras convicciones.

La familia tradicional, hoy tan deteriorada y atacada, va dando lugar a nuevas formas. Alguna de ellas conocemos sus resultados. Así el parlamento aprobó y dio forma legal -incompleta aún- al concubinato. No es necesario el casamiento civil para formar familia. Era ya una realidad, solo se reconoció algo pacíficamente aceptado y lo compartimos.

Que esa unión sea de parejas del mismo sexo, también removió nuestra tradición. La condición de homosexual lentamente va eludiendo la discriminación a la que se somete a las personas que tienen ese comportamiento y se sabe de él, aunque existen y desde siempre.

Que un niño sea educado, atendido y amado por una pareja así, está hoy apurando nuestras decisiones.

Centenares de parejas y familias esperan el largo derrotero de una adopción, otros que no lo pueden hacer “por su opción sexual” comienzan a abrirse paso y reclamar para sí esa posibilidad.

Que los niños estén en familias o parejas que los amen parece ser el desafío.

El mejor lugar del mundo para un niño es un lugar donde lo amen. Solteros, casados, divorciados, religiosos, abuelas o tías, hogares sustitutos, instituciones sociales, públicas o privadas u otras múltiples formas de convivencia, pero… donde haya amor.

Ese es el elemento que supera cualquier otro.

Padres “normales” que golpean o violan a sus hijos o hijastros, ya los vemos. Existen y lastiman, a los niños y a la sociedad toda.

La iglesia católica norteamericana debió enfrentar un escándalo de proporciones cuando jóvenes y adultos decidieron hacer público los sometimientos de los que fueron objeto cuando eran niños y se “educaban” en conventos. Ratzinguer no para de disculparse, pagar indemnizaciones y sancionar sacerdotes.

¿Cuánta hipocresía hay hoy en nuestra sociedad?, ¿Cuánto “de formal” y cuanto “de real” hay en nuestra relación social?

Hay temores. Dos personas del mismo sexo, abren la duda acerca de qué posibilidad tienen de criar, educar y atender en todas las facetas del crecimiento a un niño, sin distorsionar su siquis. ¿cuánto puedes afectar a un niño dos papás o dos mamás? No lo sabemos, es una incógnita y, como me han dicho por estas horas, “cuidado con la ingeniería social para ver después que pasa”. Pero la sociedad muestra sus flaquezas. Violentos de hoy, violentados ayer; agresores hoy, agredidos ayer; padres heterosexuales, hijos homosexuales.

Dudas son las que me sobran. La situación de los niños conmueve. La falta de cariño, también.

Saber que hay gente capaz de amar y proteger a un niño en crecimiento también conmueve, pero positivamente. Familias que esperan niños y niños que esperan familias.

No siento, en la representación que tengo de mis electores, mandato para saber qué hacer en tan delicado asunto, por ahora es solo intuición, preocupación y ansiedad, como la de muchos, por hacer cometiendo el menor error posible.

Que el temor no nos paralice.







José Carlos Cardoso


 
Últimos Artículos











 
 
Recomienda esto

 
.: www.josecarlos.com.uy :. Web Oficial del Diputado José Carlos Cardoso del Partido Nacional por el Departamento de Rocha
Inicio | Biografía | Proyetos | Parlamento | Actuación | Escuhar Audiciones | Galería de Fotos | Artículos Periodísticos | Agrupación Lista 71 | Comunicados | |