Opina sobre este tema

Nombre
e-mail
Procedencia
Opinión o sugerencia

 
Rocha,

El concubinato o vida en pareja

26/04/2007

El Concubinato o vida en pareja



La ley reconoce la realidad o se anticipa a ella.

Lo que nos ocupa se inscribe en el primer caso. Hoy es realidad que los más, eligen la unión en pareja bajo el mismo techo sin acudir a que el Estado lo legalice.

Muchos, en número creciente, creen que el acto de casamiento civil en el juzgado especializado no significa nada en cuanto a su estabilidad matrimonial. De hecho, la mayoría que se compromete ante un oficial de registro a cumplir determinadas cosas en la relación de pareja, luego incumple.

La dura y pertinaz realidad lo confirma. Los divorcios superan los matrimonios.

Estamos entonces ante una situación nueva, asistimos a un cambio en nuestra sociedad que es multicausal, la libertad individual juega en ello un rol importante. No solo los jóvenes lo entienden así. Miles de hombre y mujeres divorciados, eligen -en su segunda etapa- un concubinato o como le llaman vulgarmente “vivir en pareja”. Y también allí la estabilidad iguala o supera a la del matrimonio. ¿Que debemos hacer entonces con la legislación vigente?, ¿adecuarla?; yo creo que sí.

Porque además, la relación amorosa, la conformación de un núcleo familiar y la crianza de los hijos no depende ya de la intervención del Estado, y menos aún de la Iglesia.

Si la sociedad es como es, ¿debemos los legisladores torcer eso?, ¿estamos en condiciones de hacerlo?, ¿es esa nuestra función?.

Claramente no. El Parlamento no está llamado a ser censor.

Cada vez se influye menos en la vida de una comunidad. Desde el Parlamento se interviene en los gastos del Estado –para eso fue creado- y se le da regulación legal al funcionamiento de la sociedad.

Es notorio que las relaciones de pareja están influenciadas por la nueva cultura, por la televisión, por los formadores de opinión pública, por los éxitos y los fracasos. Muchos hijos que vivieron el fracaso de la unión matrimonial de sus padres, buscan alternativas que les evite repetir la historia. Es notorio además que muchos gobernantes están en esa situación, hasta Ministros de Estado viven hoy en pareja y tienen hijos así.

El reconocimiento de los hijos no depende del estado civil de sus padres y su crianza y cuidado, menos aún.

¿Entonces qué hacer?, ¿anclarnos en el siglo XIX?, ¿mantener férrea la familia de aquellos tiempos que tiende a desaparecer y que ya no es creíble para las nuevas generaciones? O aceptar la nueva realidad de la familia hoy, flexibilizando los mecanismos legales para lograr mantener una estructura de familia que lo es más allá de los papeles.

La madre soltera o jefa de hogar está instalada en el Uruguay de hoy con niveles muy altos. La opción para que así sea no es el fruto de una ley ni su corrección, si fuera del caso, tampoco está en la ley. Propendemos como ciudadanos a fortalecer la familia en tanto célula básica de nuestra comunidad. Entonces adecuemos el marco legal.

Por tanto concluyo ese breve apunte, afirmando que hace bien el parlamento en dar marco legal a los concubinatos y por tanto ampliar sus derechos.

Un militar jubilado que está en pareja hace 20 años no hereda la pensión a su concubina al momento de su muerte. La caja Militar no lo autoriza. ¿Es esto justo?

La Unión de homosexuales será otro capítulo, pero razonaremos allí con la misma base que lo hacemos aquí, cabeza abierta, conocimiento de la realidad y de los derechos emergentes en este nuevo siglo.



Mtro José Carlos Cardoso


 
Últimos Artículos











 
 
Recomienda esto

 
.: www.josecarlos.com.uy :. Web Oficial del Diputado José Carlos Cardoso del Partido Nacional por el Departamento de Rocha
Inicio | Biografía | Proyetos | Parlamento | Actuación | Escuhar Audiciones | Galería de Fotos | Artículos Periodísticos | Agrupación Lista 71 | Comunicados | |