Opina sobre este tema

Nombre
e-mail
Procedencia
Opinión o sugerencia

 
Rocha,

HACIA UN GOBIERNO DE UNIDAD NACIONAL

20/07/2012

UN MODELO AGOTADO



El segundo gobierno del Frente Amplio ha conducido al Uruguay a una situación en la que se han comprometido las libertades públicas y el estado de derecho, debido a la virtual deserción del Estado de sus deberes esenciales en materia de seguridad y orden públicos. La población asiste, entre el desconcierto y el temor, a una abrupta caída de los niveles mínimos aceptables de convivencia pacífica, al tiempo que el gobierno no atina a responder con una política coherente y seria a los desafíos que le plantea el avance avasallante de la criminalidad.

En este marco, más de 350.000 ciudadanos han adherido a una campaña que plantea un endurecimiento de las políticas de seguridad pública, en un hecho que no registra antecedentes en la historia cívica del país. Ese sólo hecho describe con elocuencia el nivel de deterioro que alcanzó la seguridad, que se manifiesta en un crecimiento explosivo de la cantidad de delitos que se registran anualmente contra la propiedad y la vida.

Ni la demanda creciente de la ciudadanía por más seguridad, ni la mayor cantidad de recursos económicos ingresados a las arcas fiscales como consecuencia de un inédito y prolongado período de bonanza económica generado por el aumento de la demanda y los precios de las materias primeras producidas por el país, han sido suficientes para excitar el celo de las autoridades en esta materia.

El panorama deficitario que se registra en materia de seguridad pública se repite, con sus propias y peculiares características, en los ámbitos de la salud y de la educación. Un deterioro alarmante de la calidad de los servicios que el Estado brinda en esas áreas ha obligado a los ciudadanos a buscar alternativas en el sector privado, con el consiguiente aumento en los desembolsos que deben realizar las familias más vulnerables, que aspiran a una mejora en su nivel de vida.

Incide en este escenario de pérdida de calidad y eficacia en los servicios públicos el aumento del poder corporativo de los sindicatos, que, pese a estar alineados políticamente con el gobierno, plantean una agenda propia en estos temas.

La capacidad de liderazgo del gobierno se ha visto superada por estos hechos. Ni siquiera dentro de la coalición de partidos que le da sustento al gobierno se suelen obtener los respaldos necesarios para llevar adelante las políticas públicas planteadas por el Poder Ejecutivo, lo que agrava considerablemente el escenario de incertidumbre y desesperanza que se ha adueñado del país. Las rivalidades de sectores, cuando no los choques de personalidades dentro del oficialismo, contribuyen a agravar un panorama ya delicado, sobre el que se ciernen, además los riegos propios de un agravamiento de las dificultades de la economía regional y mundial.

El Partido Nacional en la vanguardia del cambio

En este escenario, el Partido Nacional, forjador de la independencia del país y custodio de sus libertades públicas, comienza a ser visto por la opinión independiente como la vanguardia de un proceso de reacción popular, que apunta a poner fin a la experiencia del gobierno del Frente Amplio.

La relativa estabilidad electoral del Partido en las últimas elecciones lo muestra como la fuerza decisiva de un creciente movimiento que se advierte en la opinión pública, con el objetivo de generar un gobierno de cambio. Se agrega a ello el apoyo que recibe en la mayoría de los departamentos del país, en los que la ciudadanía le confía una y otra vez la tarea de administrar la mayor parte del territorio nacional.

Consciente de su responsabilidad, el Partido Nacional ha puesto en marcha un ambicioso proceso de renovación en su estilo interno de trabajo, materializado en un exitoso proceso de planificación estratégica, que apunta a la formación de futuros gobernantes, y a la generación de ideas y propuestas para implementar en un plan de gobierno de renovación y cambio.

Esto se complementa con el rol de severo fiscal del gobierno que ha asumido el Partido Nacional en el Parlamento, donde sus legisladores han estado a la vanguardia en la denuncia de desviaciones en el accionar de la Administración, y en la defensa de los derechos ciudadanos vulnerados por la inacción del gobierno en materia de seguridad pública.

En forma consistente desde el último proceso electoral, todas las encuestas de opinión pública siguen colocando al Partido Nacional como la opción preferida de los ciudadanos que forman parte de la oposición al gobierno del Frente Amplio. Esta circunstancia no se ha modificado pese a la incertidumbre que rodea el proceso de elección de quien habrá de representar al Partido en las próximas elecciones nacionales, algo que aparentemente no ocurre en filas del otro.

Esta confianza demuestra que el Partido ha sabido mantener una posición principista de defensa de las ideas que hacen a su identidad, sin haber claudicado en su tenaz e histórica defensa de los valores inherentes a unidad del país por encima de diferencias partidarias.

Este apoyo popular nos reconforta en un momento de incertidumbre, y nos impulsa a redoblar el esfuerzo para lograr un cambio político de fondo en el país, que tenga como objetivos fundamentales la defensa de la integridad nacional y la independencia de su política exterior; la promoción de los compatriotas menos aventajados, para liberarlos de la influencia de las políticas clientelísticas; la aplicación de criterios de eficacia, austeridad, transparencia e idoneidad en el manejo de los recursos públicos y la vigencia de las libertades públicas, en especial la del derecho a la libre expresión del pensamiento, amenazadas por anuncios de censura de determinadas noticias sobre la agresión de la criminalidad a una sociedad cada vez más indefensa.







El Partido Nacional en el nuevo escenario

Dentro de este panorama, el Partido Nacional comienza su proceso de elección del candidato presidencial que habrá de representarlo en las elecciones de octubre del año 2014. Por primera vez desde que abandonó la presidencia de la República en 1995, no estará presente por decisión propia en este proceso el Dr. Luis Alberto Lacalle. Se trata, como veremos más adelante, de un hecho llamado a tener profunda repercusión en el mapa partidario.

Han sido la vigorosa personalidad del Dr. Lacalle y su exitoso gobierno los factores que han contribuido a mantener casi incambiada la realidad interna del Partido Nacional en los últimos 20 años. Así, quienes no han seguido su liderazgo, o mantuvieron algunas diferencias con su gestión de gobierno, se han agrupado de manera más o menos constante en todo este período. Es fácil deducir, por tanto, que el retiro de la escena del Dr. Lacalle traerá aparejados cambios en el corto plazo en el alineamiento de las fracciones y los liderazgos sectoriales.

Como militantes herreristas desde siempre, entendemos que aquí está, como lo estuvo en el pasado, la espina dorsal del Partido Nacional, que le otorga los rasgos más salientes de su personalidad y de su ideario político. La actual generación herrerista enfrenta el desafío de luchar por conservar la mayoría partidaria de la mano de un nuevo liderazgo que habrá de surgir del veredicto de las urnas.

Es preciso, por tanto, dotar de la mayor legitimidad y transparencia al proceso que tenemos por delante. Todos quienes hemos militado en esta corriente partidaria, sin claudicaciones ni desmayos, desde la restauración democrática, y que hemos conocido las horas felices de las victorias, y también las amargas, sabemos que sólo saldremos airosos de esta prueba si la misma se desarrolla de acuerdo a reglas claras y justas.

El clima de confianza recíproca es fundamental en estas horas. Nuestros adversarios no están ni dentro de filas ni en otros sectores del Partido. La victoria del año 2014, que nos abrirá las puertas del gobierno, la construiremos entre todos. El Uruguay espera de nosotros una actitud firme, comprometida con la causa del estado de derecho y de las libertades públicas. Vamos a darlo todo en las luchas que se avecinan. Lo haremos sin cálculos personales o sectoriales, conscientes de que sobre los hombros del Partido Nacional reposa la responsabilidad histórica, como ya ocurrió otras veces en nuestro pasado, de mantener al país unido bajo las banderas de la paz, de la justicia y de la libertad.

VIVA HERRERA!!!

VIVA EL PARTIDO NACIONAL!!!

VIVA LA PATRIA!!!



REGLAMENTO ELECCIÓN DE CANDIDATO DE UNA



1) El candidato presidencial de UNA será elegido antes del 31 de marzo de 2013 en una elección a padrón cerrado, por parte de un Congreso Elector que será integrado por: a) legisladores nacionales y departamentales adheridos al sector, b) Alcaldes y Concejales municipales adheridos al sector, c) convencionales nacionales y departamentales adheridos al sector, d) convencionales nacionales y departamentales juveniles electos en las últimas elecciones de jóvenes.

2) Una Comisión Electoral designada al efecto confeccionará el padrón final del Congreso Elector antes del 15 de noviembre de 2012, pudiendo recibir hasta esa fecha como límite no prorrogable las solicitudes para ser incorporados al padrón por parte de ciudadanos nacionalistas que reúnan algunos de los requisitos previstos en el art. 1 de este Reglamento.

3) Los aspirantes a la candidatura presidencial de UNA deberán ser presentados por un mínimo de 150 miembros del Congreso Elector antes del 15 de diciembre de 2012. La Comisión Electoral verificará que las firmas que acompañan pertenezcan a integrantes del Congreso Elector de UNA.

4) La elección del candidato presidencial se realizará mediante voto secreto. Será proclamado candidato presidencial de UNA quien obtenga la mayoría absoluta de sufragios. En caso de que ninguno de los candidatos obtenga dicha mayoría, será proclamado candidato presidencial quien haya obtenido como mínimo el 40 % de los votos emitidos, siempre que el segundo candidato más votado haya obtenido no más del 30 % del total de votos.

5) Para el caso de que no se verifique ninguna de las situaciones previstas en el art. 4 del presente Reglamento, el mismo día – en una segunda vuelta - el Congreso Elector elegirá, mediante voto secreto, al candidato presidencial de UNA entre los dos candidatos que obtuvieron la mayor cantidad de sufragios en la elección precedente. En este caso, será proclamado candidato presidencial de UNA quien haya obtenido la mayoría de votos.



ANEXO

EL FRACASO DE UN GOBIERNO

La enorme falencia en materia de gestión que exhibe el Frente Amplio hace que tengamos todos los problemas encima de la mesa al mismo tiempo, en una caótica situación que no tiene precedentes en la historia política del país. Así lo demostraremos en este apéndice, en el que pasaremos revista a algunos de los problemas que el gobierno del Frente Amplio ha creado, en un torpe intento por solucionar aquellos que le dieron origen.

Todo esto se da en medio de una situación de gran bonanza económica, ya que la crisis que afecta a Europa, y que ha obligado a la intervención en las finanzas de varios países al borde de la bancarrota, aún no se ha hecho sentir con intensidad en nuestra región, al amparo del mantenimiento de precios récord para las materias primas que producimos, en una coyuntura que difícilmente se pueda prolongar en el tiempo mucho más allá del horizonte más cercano.



EL EJEMPLO DE PLUNA

Pocos temas nos ofrecen un modelo más elocuente sobre el origen del fracaso y sus penosas consecuencias que el proceso de privatización de Pluna bajo las coordenadas del Frente Amplio. Era de toda evidencia, para quien siguiera de cerca el impacto parlamentario de la situación de Pluna, que un desenlace del tipo que impulsó el gobierno iba a llegar de un momento al otro.

Recordemos los hechos. El gobierno de Vázquez, bajo el comando de los ministros Astori y Rossi en una muy bien aceitada operación, decidió transferir, comercializar o entregar el 75 por ciento de la compañía aérea en el 2005-2006. Basta revisar la forma en que se encaró el negocio, seguir de cerca interpelaciones, llamados a sala que tantas veces desde el oficialismo se dice que para poco sirven, basta leer esa bibliografía para advertir que el que ya conocimos iba a ser el final.



El modelo de privatización frenteamplista hizo que se le entregaran las tres cuartas partes de la compañía a un empresario insolvente, luego de un estudio de factibilidad llevado adelante por una empresa del grupo del propio Campiani, lo que demuestra la inequívoca voluntad de hacer las cosas mal, y no de haber cometido una equivocación, como en estos días reconoció el vicepresidente Astori.



El primer paso que se da a nivel público, luego de la decisión política de entregar a Campiani el control de Pluna S.A., fue la compra de aviones. Se nos dice que Pluna se iba a reconvertir y para eso se compraban aviones. El cien por ciento de las garantías por esas compras de aviones en Canadá las da el Estado uruguayo. Este es el inicio, la base de este nuevo tiempo de Pluna que terminó estrellándose contra el piso con un nivel de endeudamiento feroz, que impidió incluso pagar el combustible que le suministraba Ancap.



Este es el primer caso de privatizaciones fuertes del gobierno de izquierda y termina seis años después en medio de un desastre económico, en una debacle, clausurando la compañía en el inicio de las vacaciones, lo cual generó un caos en el tráfico aéreo del Uruguay, y dejó el tendal de clientes y proveedores con graves perjuicios en sus economías.



Muy distinto a éste fue el proceso encarado por el Partido Nacional en su momento. Cuando la situación de Pluna nos mostraba un horizonte muy complejo, no apelamos a un tambero, como hizo el Frente Amplio, sino que abrimos las puertas, en el marco de la ley, a una empresa reconocida y en aquel momento solvente y confiable, como era Varig. El fracaso de aquella experiencia no fue la inviabilidad de Pluna, o la falta de credenciales del inversor, sino la caída de la propia Varig, una de las empresas de aeronavegación más importantes del mundo.

Cómo termina este desastre? Con el pago por parte de quienes en su vida han subido a un avión de todo el zafarrancho originado por una pésima decisión, plagado de oscuridades, que para colmo estamos impedidos de investigar a nivel parlamentario, donde se ejercen las responsabilidades políticas.





LA REFORMA DE LA SALUD, EL OTRO BUQUE INSIGNIA





Veamos otro caso emblemático, que ha sido el gran buque insignia del Frente Amplio: la reforma de la salud. La misma también tiene su inicio en el gobierno del presidente Vázquez.

Hoy el proceso está severamente cuestionado por una serie de indicadores que muestran el fracaso, como el caos en los hospitales públicas y la sobredemanda en los centros privados, que han absorbido a los usuarios que huyen en masa del sistema estatal, en el momento en el que recibe la mayor asignación presupuestal de toda la historia del país.

El camino seguido hasta el presente en materia de salud es paradójico. Miles de personas, dada la posibilidad de elegir el prestador de salud que da el Fonasa, se fueron de la atención pública al sistema mutual. Esto determina que la cantidad de uruguayos que se atiende en el sistema público de salud es mucho menor que lo que lo hacían antes. Hay menos pacientes, pero una mayor cantidad de recursos, en una ecuación que curiosamente no soluciona los problemas heredados del pasado, sino que los agrava.-



Es justamente el sistema público de salud el que retrocede en sus servicios y el que está hoy pasando una severa crisis. Estamos delante de una severa crisis de atención hospitalaria, fruto de una inocultable crisis de gestión, que se ha convertido en la característica más saliente y destacada del gobierno frenteamplista.

La crisis que tenemos hoy en los CTI, en la atención a los niños en el Pereira Rossell, en los otros hospitales públicos y las dificultades que hay en los hospitales del interior, originada en la falta de médicos en policlínicas, son la demostración más clamorosa de un fracaso que impacta en los sectores más débiles de la sociedad, y obliga a hacer un esfuerzo extraordinario, a un mayor costo, para tener el nivel de atención que el país tenía antes de esta desastrosa reforma de la salud.



Debe agregarse a todo lo anterior una dirección de Asse muy politizada, que es una cabecera de puente del sector mayoritario del Frente Amplio, donde se aprecia además una puja con el sindicato de la salud que también integra el directorio. Todo esto hace que se multipliquen las protestas, no porque se reclame más presupuesto, sino porque el sistema funciona muy mal.





EL FRACASO DEL MERCOSUR

El otro ámbito en el que es posible apreciar una gestión improvisada, voluntarista, sin rumbo, es el de la política internacional, en especial las decisiones tomadas en materia de integración con nuestros vecinos, donde un enfoque fanáticamente ideologizado a llevado a olvidar que el centro de toda política internacional debe ser la defensa radical de los intereses concretos del país, dejando de lado aspectos de afinidad política o ideológica.

Es emblemático lo sucedido tras la crisis política en Paraguay, resuelta en el marco de su Constitución, y el ingreso de Venezuela a Mercosur, decidido al cabo de un insólito contrapunto mediático entre el presidente de la República y el ministro de Relaciones Exteriores.

En el caso del Paraguay, comprobamos con tristeza y dolor el clamoroso abandono del principio de no intervención, verdadera piedra angular de nuestra política internacional. Junto a esa comprobación, como nacionalistas vimos asomar en el horizonte el ominoso recuerdo de la Triple Alianza, la infame operación decidida por los poderosos del continente contra el Paraguay, con la participación de fuerzas uruguayas al servicio de intereses que no eran los nuestros.



En su errático camino, el gobierno secundó la equivocada tesis del “golpe de estado” en Paraguay, y a continuación, tras una ambigua sanción al hermano país que no implicaba su exclusión del Mercosur, admitió el ingreso de Venezuela, en abierta violación al Tratado de Asunción, que requiere que los ingresos de nuevos socios se decidan con el voto favorable de todos los estados miembros, faltando en este caso el de Paraguay, lo cual invalida todo lo actuado.

De aquel esperanzador comienzo bajo el gobierno del presidente Lacalle, nada queda hoy del Mercosur. Se encargó de dinamitarlo por completo el gobierno del presidente Mujica cuando acompañó una desacertada medida que implica abolir el Arancel Externo Común, que es el elemento distintivo de un Mercado Común, al imponer el mismo tratamiento arancelario a las mercancías que provienen de fuera de la zona.

Hoy el Mercosur ha quedado reducido a la condición de un club de presidentes amigos, donde se deciden las cuestiones en función del peso político y el interés de los socios mayores, como lo demuestra el manejo de la crisis abierta tras la suspensión al Paraguay. Pocas veces en los tiempos modernos se ha visto un ejemplo tan claro de sumisión del país a los dictados e intereses de otras potencias.

Más allá de algunas rencillas internas, en las que el vicepresidente Astori pareció intentar encabezar un movimiento de respeto a la legalidad internacional, todo se termina resolviendo en el gobierno usando la aplanadora de las mayorías internas, que terminan sometiendo al país entero a una situación que como nacionalistas nos resulta intolerable.

EL DESASTRE DE LA SEGURIDAD

En esta materia el Frente Amplio ha pagado tributo a una concepción ideológica que ve en el delito una demostración algo deformada de la rebeldía social, que nace de la matriz ideológica de la izquierda, que es la guerra entre las clases sociales. Unas veces con la sofisticación de un discurso político elaborado, que trata de justificar el secuestro, la rapiña y el asesinato, y otras veces con la burda apelación a la “injusticia social” como matriz del delito, la izquierda atropella contra el estado de derecho y las libertades públicas, en una estrategia que la realidad se encarga de demostrar en cada uno de los días de la gestión del Frente Amplio.

El peso abrumador de una sociedad que no resiste más, ha llevado al gobierno del presidente Mujica a plantear una serie de erráticas medidas, sin fundamento ni sentido, que mezcla temas sin una conexión clara, y que termina naufragando en contradicciones severas, cuando no en retrocesos vergonzantes, que aumentan la confusión y la perplejidad de una opinión pública que se siente a la deriva y sin un rumbo claro y firme en el timón del país.

Basta ver cómo el Frente Amplio le enmendó la plana al gobierno en algunos puntos esenciales, como por ejemplo el tratamiento a los menores de 18 años que cometen delitos, para comprender la gravedad de la crisis institucional en la que el país está inmerso.



El gobierno había arrancado para un lado y finalmente el Frente Amplio decidió detener ese proceso y hacer que las medidas sean menos impactantes, para conformar a los sectores que resisten el papel del Estado como garante de los ciudadanos honestos, que están a merced del delito.





Veamos por ejemplo la ampliación de las penas a los delitos graves cometidos por menores. Se trataba de levantar la pena mínima, para que fuera de más de un año en los casos de delitos graves, y también las penas máximas, como forma no solamente de sancionar a quien delinquió, sino también de aliviar a la sociedad al tener a buen recaudo por más tiempo a quienes la martirizan cuando están en libertad



Finalmente el Frente le permitió al gobierno solamente aumentar las penas mínimas en un año. Esto en realidad ni siquiera funciona así en la práctica, porque después los abogados defensores de estos menores piden la libertad anticipada y la consiguen a los seis meses. Y los jueces la tienen que conceder porque el Código, en términos generales favorece esa decisión. Por lo tanto, con el proyecto que envió el gobierno al Parlamento, si se aprueba tal como vino, la pena mínima va a ser de seis meses.¿Y qué cambio ha habido? Casi nada. Mucho ruido y pocas nueces. Nos quedamos con casi nada en la mano.



El segundo proyecto es el de la internación obligatoria o compulsiva de aquellos que padecen la drogadicción, habilitando a que un organismo no policial los recoja en la calle o en casas abandonadas o donde se encuentren y los interne compulsivamente. Se debe de inmediato informar al juez y se comienza un proceso de reparación de la salud de esa persona, de reconstrucción de ese individuo aislándolo de la droga hasta que pierda ese vicio. Pero dados los antecedentes de discrepancias entre gobierno y Frente Amplio, no es posible saber hasta dónde llegará finalmente esta iniciativa.



Finalmente, el tema de la marihuana ya ha llegado a niveles casi risibles. Después de presentarlo como la panacea contra el fenómeno del narcotráfico, y como un camino casi seguro para que los adictos abandonen la pasta base para convertirse en consumidores de la en apariencia inofensiva marihuana de producción estatal, el presidente Mujica anuncia que se va “al mazo” si no obtiene un 60% de apoyo ciudadano a la iniciativa. Un entierro humillante para una iniciativa que nació muerta.

EL CAOS EN LA EDUCACIÓN

La crisis de gestión también nos muestra su rostro más penoso en el ámbito de la educación. Aquí el fracaso es completo, absoluto, en toda la línea, en todos los planos. Su origen es de la misma matriz de los anteriores, ya que en este caso la educación fue un ámbito que la izquierda ha utilizado para aumentar su influencia política en el país, pero no para mejorar su calidad.

El caos se ha instalado en forma definitiva luego de dar el control político de los órganos que rigen la enseñanza a los sindicatos. Esto supone, además, una herida grave al concepto democrático, ya que mientras los representantes de los partidos políticos responden ante el Parlamento, los delegados sindicales responden ante sus sindicatos, expresiones corporativos de intereses concretos, que no buscan el bien común sino la satisfacción de las aspiraciones de un colectivo concreto.

Marchas y contramarchas en planes de estudio, descenso estrepitoso en los resultados medidos en pruebas internacionales, crisis edilicia sin antecedentes en la historia, aumento del presupuesto sin resultados visibles que justifiquen el esfuerzo de toda la sociedad.


 
Últimos Artículos











 
 
Recomienda esto

 
.: www.josecarlos.com.uy :. Web Oficial del Diputado José Carlos Cardoso del Partido Nacional por el Departamento de Rocha
Inicio | Biografía | Proyetos | Parlamento | Actuación | Escuhar Audiciones | Galería de Fotos | Artículos Periodísticos | Agrupación Lista 71 | Comunicados | |