Opina sobre este tema

Nombre
e-mail
Procedencia
Opinión o sugerencia

 
Rocha,

Se elimina el régimen de sociedades anónimas al portador para el campo.

15/12/2006

Se elimina el régimen de sociedades anónimas al portador para el campo.

Otra marcha atrás.



En este diciembre de 2006, el Gobierno ha traído dos veces el tema de las acciones sobre la tierra; este es el segundo proyecto en tal sentido. No hace más de quince días votaron un impuesto a la venta de la tierra: el aumento de la carga impositiva al comprador de la tierra en un 5%. El proyecto lo discutimos y se aprobó aquí con los votos del Gobierno.

Prácticamente, en menos de quince días del mes de diciembre el Gobierno ha traído dos proyectos de ley, y los dos hacen referencia al manejo de la tierra, a la estructura de la tierra en Uruguay; y ambos, desde nuestro punto de vista, la afectan. Me sorprende que el Gobierno, en un momento de bonanza del sector agropecuario, en un momento en el que las cosas parecen andar bien producto, básicamente, de la situación internacional, haga dos embestidas contra la tierra, una de ellas gravando la comercialización y la otra modificando la estructura de la tenencia, mediante el agregado, desde mi punto de vista ahora sí de una desventaja notoria, evidente, entre ser el explotador de un sistema productivo con base en la tierra y ser explotador, administrador o empresario de una estructura productiva con base comercial. Lo que se ofrece a la industria y al comercio, se le dice a la tierra que no. Lo que se permite a un empresario de los sectores comerciales, que es utilizar la sociedad anónima para introducir un socio, capital y aportar a la estructura productiva de esa empresa, se dice que no cuando se trata del sector agropecuario y con esas características. Las acciones tienen que ser nominativas y mantener una estructura en la que aparece el nombre.

Pertenezco al Partido Nacional, y esta discusión la he escuchado muchas veces en mi Partido. ¡Vaya si la he escuchado! Uno supone que esta lógica de razonamiento tiene como matriz original quién es el dueño de la tierra, si es un nacional o es un extranjero. Este es un debate que en mi Partido se ha dado, y ¡vaya si ha habido quienes han defendido esta idea de que el extranjero tenga límites para comprar la tierra! Lo he vivido en los últimos años en Rocha, donde además de los tradicionales brasileños que venían a la frontera ahora hay muchos más; neozelandeses, alemanes que han llegado para beneficio de mi departamento , están llevando a cabo verdaderos emprendimientos productivos, con una fuerza de producción a la que no estábamos acostumbrados. Acaba de llegar un grupo neozelandés a Rocha a transformar un establecimiento agropecuario de una manera que impacta, en un proyecto productivo con base en la tierra.

Entonces esto de querer saber parecería tener como origen una medida secundaria, que es apoyar a los nacionales y saber quién es el propietario de la tierra porque queremos que sea nacional. Sin embargo, esto el proyecto no lo trae. Y plantea un argumento que me parece insólito. Se trata de la descripción de la patología. Se dice que ha habido delitos utilizando esa estructura. También ha habido delitos utilizando un auto. La libreta de chofer, entre otras cosas, es una herramienta para matar, pero no puedo explicar la tenencia de un auto por la patología. Por el hecho de que se haya cometido un delito o se lave dinero poniendo capital en una empresa agropecuaria tenemos que cambiar la estructura de la empresa agropecuaria nacional. ¿Ese es el razonamiento? ¿Cuál es el fondo? ¿Cuál es la explicación sensata para que un productor agropecuario no pueda recibir aportes y transformar su empresa agropecuaria en una sociedad anónima que recibe aportes de distinto volumen, de distinta magnitud, sin que necesariamente tengan que ser nominativos?

Creo que, lejos de ser un proyecto progresista, es un proyecto regresivo. Es un proyecto con una visión de la tierra de fines de la Edad Media, una visión absolutamente retrógrada de la tenencia de la tierra.

La tenencia de la tierra hoy pasa por otras condiciones, básicamente por su productividad. Es a través del espejo de la producción que debemos ver la tierra y no de quién la tiene o cuál es el sistema jurídico de su administración. Puse el ejemplo de los neozelandeses, pero podría poner el ejemplo de otros establecimientos agropecuarios de mi departamento cuyos propietarios fueron rochenses por más de un siglo. Por ejemplo, seis mil hectáreas de una familia, durante un siglo, con tres empleados. Hoy esa tierra está en manos de un brasileño, que tiene doscientos ochenta empleados. Es la misma tierra, el mismo establecimiento y el mismo casco de estancia. ¡Y tiene doscientos ochenta empleados! Filas de ómnibus con los trabajadores que van hacia esa estancia. Eso es lo que yo tengo que ver: cómo produce la tierra; cuánta mano de obra ocupa; cuánto deja de riqueza; cuánto genera en trabajo; si es un bien de capital administrado a nombre propio pero en una caja fuerte, porque lo que se tiene es la titularidad, o si es un sistema productivo que genera riqueza, y donde antes había un peón de estancia comiendo charque hoy hay centenares de trabajadores. Este es el razonamiento progresista de la visión de la tierra. El que plantea el proyecto es regresivo, del siglo XVIII, porque considera que a la tierra hay que mirarla casi como algo feudal y ver quién es su dueño. Lo que tenemos que ver es cuánto produce la tierra. Es lo que está diciendo Evo Morales en Bolivia. Cuánto rinde la tierra y de que su propiedad no puede estar en el cofre fort de un banco, sino que tiene que estar rindiendo, tiene que ser cultivada y generar trabajo. Este proyecto no agrega nada y complica el sistema productivo.

En realidad no termino bien de entender qué fin tiene, cuál es el objetivo de este proyecto.

El debate que ustedes han traído hoy aquí, para nosotros no es un asunto de principios; sí puede ser un tema de productividad. Sí puede ser y lo es un tema del Uruguay productivo, de cómo y quiénes producen más y mejor; cuáles son las mejores herramientas para hacer producir al Uruguay; cómo es que lo hacemos producir. Y adviértase que el término \"Uruguay productivo\" acuñado políticamente no me pertenece, como queda claro; no he sido yo quien lo ha utilizado como un sonsonete. Ahora bien, en cuanto a este proyecto, hablemos del país productivo, y si las formas de la tenencia de la tierra ayudan o no a ese país productivo.

Se menciona reiteradamente a Wilson Ferreira. El proyecto de Wilson Ferreira es de la década del 60 acá se habló hasta el cansancio de la década del 60 , pero estamos en el año 2006, mirando a la década del 20 del siglo XXI. No estamos en la década del 60; aquel era otro Uruguay y otro mundo. Creo que todos tienen claro que era otro mundo el de la década del 60, a no ser que me quieran traer esa década de vuelta. Cuando Wilson proponía eso en aquella época el \"finlot\" en el Uruguay no existía; hoy existe y ustedes lo saben. Ustedes saben cómo funciona el \"finlot\" y cuánto produce una tierra en el departamento de Canelones, engordando novillos en cuarenta hectáreas. Y cuántas vacas entran en cuarenta hectáreas!! Eso no existía en la década del 60; por lo tanto, no traigamos de los pelos discusiones que no tienen nada que ver con lo que estamos debatiendo ahora.

Si ustedes quieren traer panfletariamente algunos temas, yo podría traer por ejemplo: nacionalización de la banca; ¿les suena? Cuando llegaron al Gobierno, durante el primer año privatizaron el primer banco nacional que encontraron en condiciones de ser privatizado. Los aplaudo. Pero no voy a venir a decir ahora: \"Muchachos, hablaron durante cuarenta años de la nacionalización de la banca y lo primero que hicieron fue vender el Banco Comercial\". ¿Cómo les voy a venir a decir eso, si decir eso es una tontería? Hicieron lo que debían hacer en 2005, no lo que hubieran hecho en el año 60. Entonces, no traigamos discusiones extemporáneas; no queramos ver el Uruguay productivo del año 2006 con una visión de proyectos de ley del año 60. Y no quieran utilizar a Wilson contra el Partido Nacional.

Lo que defiendo en la explotación de la tierra; es cómo se usa la tierra en sentido productivo. Y yo defiendo las nuevas herramientas jurídicas que hacen que la tierra sea un servicio productivo y que mejoran la productividad; a eso hay que apelar, es hacia allí a dónde tenemos que ir.

El tema de la extranjerización es siempre relativo. En el último año a ustedes se les escapó la industria cárnica. ¿Está extranjerizada o no? ¿A quiénes vendieron el Frigorífico Tacuarembó? ¿Quién maneja la principal industria exportadora nacional, que es la cárnica? ¿Nacionales? ¿Uruguayos? No, ¡brasileros! Se extranjerizó en este período.

Entonces, no hablemos en términos de extranjerización, sociedades anónimas, cosas terribles que no pagan impuestos. Habla de sociedades anónimas que no pagan impuestos, ¿cómo que las sociedades anónimas no pagan impuestos? Las sociedades anónimas fraudulentas no pagan impuestos. Las sociedades anónimas pagan impuestos y están reguladas. Aquí se quiere llevar la discusión a que las sociedades anónimas son cosas perversas que algunos neoliberales han impuesto, y lo han impuesto para la tierra, valor histórico que deviene casi de la distribución de la tierra del año XIII.

Lo que se debiera debatir es la productividad de la tierra. Eso es lo que discuten también otros en América Latina y no precisamente de derecha. Se habla de la concentración; y la concentración se hace de muchas maneras. No necesariamente las sociedades anónimas constituyen una forma de concentración; a veces son una forma de dispersión de la propiedad. Por ejemplo, ¿de quién es Botnia? Ciento cuarenta mil productores: esos son los dueños de Botnia; una empresa que se llama Metsalitto, que es una cooperativa de productores y tiene una industria, Botnia, bajo el régimen de sociedad anónima.

Entonces, la sociedad anónima no necesariamente es el amparo para un ogro que está detrás y que anda con plata del narcotráfico, tratando de eludir impuestos. También es una forma jurídica de un cooperativismo que en el mundo tiene otras formas distintas a las nuestras. Para nosotros la cooperativa es lo que conocemos con ese nombre, pero en el mundo las cooperativas se transforman en sociedades anónimas y como tales hacen cosas como las que hicieron en el Uruguay.

Por último, a mí me parece que esta discusión debe darse en el sentido correcto y no con eufemismos, no refiriéndose a la década del 60 ni tratando de ver quién entra en contradicción con quién. Yo no estoy en contradicción con Wilson; pero vivo en 2006 y no en los años 65, 66 o 67, cuando Wilson fue Ministro. Aquel era otro Uruguay, otro mundo. Yo vivo en este mundo y en este período. Y ahora lo que me interesa es cómo produce el territorio y cuánto trabajo da a la gente, y no si el tipo anda detrás de las vacas. Eso es telúrico, eso es folklore. Si anda detrás de las vacas o no, no me preocupa; me preocupa que determinado predio, que tiene un valor de productividad que establece que esa tierra puede dar tantas toneladas de arroz, efectivamente las dé; o que si puede dar tantos kilos de carne, efectivamente los dé, más allá de la forma jurídica que sea propietaria. Puede estar bajo una forma jurídica muy linda, como les gusta a muchos, a nombre de un uruguayito de ley, pero con el título en un cofre fort, con una propiedad improductiva, sin empleo, sin actividad, sin trabajo, como bien de capital y no como bien productivo. En cambio, puede estar bajo una fórmula jurídica de sociedad anónima, produciendo, generando trabajo como alguno de los ejemplos que di.

La sociedad anónima está bendecida por el Gobierno como sistema y se puede tener un frigorífico que maneja la producción nacional en régimen de sociedad anónima, y esta puede ser toda extranjera, no tengamos esa visión recortada porque detrás de las sociedades anónimas del campo también hay médicos, empresarios, profesionales de las más diversas ramas de actividad, en suma uruguayos u otros compatriotas que no quieren expresarse bajo la titularidad de la tierra, pero que aportan su capital a un proyecto productivo vinculado al campo.



José Carlos Cardoso

Representante Nacional por Rocha


 
Últimos Artículos











 
 
Recomienda esto

 
.: www.josecarlos.com.uy :. Web Oficial del Diputado José Carlos Cardoso del Partido Nacional por el Departamento de Rocha
Inicio | Biografía | Proyetos | Parlamento | Actuación | Escuhar Audiciones | Galería de Fotos | Artículos Periodísticos | Agrupación Lista 71 | Comunicados | |