Opina sobre este tema

Nombre
e-mail
Procedencia
Opinión o sugerencia

 
Rocha,

ENTREVISTA AL DIP. JOSE CARLOS CARDOSO - INTERPELACION - CENSURA MINISTRO BONOMI

13/06/2012

DIPUTADO JOSÉ CARLOS CARDOSO

“Protegieron a un ministro que saben que está debilitado y que las políticas de seguridad que ha aplicado son malas”.



Entrevista de Juan José Pereyra



Pocas horas después de culminado el proceso parlamentario que impulsó para censurar la gestión del Ministro del Interior, lo que puso en máxima tensión la relación gobierno-oposición, el diputado José Carlos Cardoso hizo un balance de lo que pasó y lo que, a su juicio, vendrá.



Consideró bueno el resultado final y destacó que casi la mitad del Parlamento votó la censura al ministro.



El Frente Amplio dice que el episodio que usted protagonizó “dinamitó los puentes”, que ya no será igual la relación con la oposición.



Promover la censura es un paso relevante que está previsto en la Constitución de la República. La censura recogió 46 votos en el Parlamento, es decir que hay apenas seis votos de diferencia entre quienes respaldan y quienes censuran al ministro. Estamos en una línea divisoria, estamos en un quiebre por el tema seguridad. El gobierno y, en este caso, el Partido Independiente están de un lado y el resto estamos del otro: el Partido Colorado y el Partido Nacional. Nuestro partido tiene una visión muy crítica de la situación de la seguridad en la sociedad.

Nuestro planteo recoge una preocupación que hace mucho tiempo que está instalada entre los uruguayos.

¿Por qué se juntaron tan rápido las firmas para bajar la edad de imputabilidad? Porque la gente quiere mostrar su enojo, su molestia por haber perdido los niveles de seguridad que Uruguay tuvo históricamente.

¿Por qué los uruguayos se arman? Hoy hay más armas en manos de los comerciantes, de los taxistas, de los trabajadores de las que había antes.

La gente empieza a tomar por mano propia su propia defensa porque siente que ha perdido el nivel de seguridad. ¿Quiénes son las víctimas de los delitos?

¿Son los bancos? ¿Son las zonas más ricas de la sociedad? No. Son los trabajadores. Un repartidor de pizza, un almacenero, un despachante de farmacia, un guardia de seguridad. Hay un delito que se ha generalizado y hay una pérdida de seguridad que le duele a una sociedad que estaba acostumbrada a otros hábitos. Hoy hay que ir a buscar a los hijos a la salida del liceo de noche porque es muy riesgoso. Hay que ver muy bien cuando uno llega a la casa qué pasa, ver muy bien cuando abre el garaje porque pueden estar esperando.

Esto es lo que estamos planteando, estamos recogiendo una situación tremendamente complicada en materia de seguridad que se vive en la sociedad.



¿Por qué fueron insatisfactorias las respuestas del ministro?



El ministro Bonomi fue elíptico, salió a hablar de otras cosas.

Planteamos el tema claramente. Dijimos que hay conexiones entre las cárceles y el delito en las calles. El delito que ocurre en las calles se organiza en las cárceles, las bandas siguen operando. Hay presión y chantaje sobre los presos para que paguen semanalmente, para que sus familias junten dinero para mantenerlos vivos o con determinados niveles de seguridad en las cárceles y eso impacta en las calles.

El ministro elípticamente salió para otro lado, diciendo que está tratando de habilitar cárceles nuevas, dando respuestas que no respondían lo que le estábamos preguntando.

Por lo tanto, ¿hay un quiebre con el gobierno? Sí lo hay. En esta materia hay un quiebre y eso quedó en evidencia en el Parlamento el lunes. Un quiebre que tiene un respaldo notable, 46 votos contra 52 que lo apoyaron. La paridad es muy fuerte en un tema clave para los uruguayos. El principal tema de preocupación de la gente hoy es la seguridad.



El presidente ha dado a entender que no cambia ministros “al grito de la tribuna”. Todo indica que al ministro por un tiempo al menos, nadie lo mueve…



Los cambios de ministerios responden a diferentes criterios. El presidente ha hecho cambios y ha refrescado el gabinete. Algunas razones tuvo. Seguramente identificó en la ministra Muslera un retroceso o una lentitud en la aplicación de las políticas de vivienda. Igual con el ministro de Turismo.

Refrescar un ministerio con un cambio de ministro es cambiar la política. Porque si no ¿para qué se cambian los ministros? ¿Para qué cambió a Muslera? Para cambiar la política: acelerarla, ponerla en otra dirección en materia de vivienda donde el presidente habrá evaluado que tiene déficit.

Nosotros creemos que los déficits están en la seguridad.

Pero no solamente nosotros. Si uno lee con detenimiento va a encontrar que en su intervención en el debate hay diputados del Frente Amplio que también son críticos, más allá de que voten un respaldo. Ellos también son críticos con la pérdida de seguridad que se vive en el país.

Es decir, el Ministerio del Interior tiene un déficit. ¿El presidente lo mantendrá? Nosotros no estamos tratando de hacer una pulseada, lo que estamos tratando es de cambiar el rumbo en materia de seguridad.

Queremos que se aumente la protección, que el escudo de la sociedad que es el ministerio del Interior y el Estado funcione para la gente. Los ricos tienen su escudo, pagan guardia de seguridad, ponen rejas, ponen alarmas. Se protegen, ¡se protegen! A la sociedad en su conjunto ¿quién la protege? Quien debe protegerla es el Ministerio del Interior, el Estado.

Es una tarea ineludible, es la tarea central: mantener el orden en la sociedad y en este caso, recuperar los niveles de seguridad. Nosotros creemos que un cambio de ministro ayuda, sería importante, refrescaría las políticas de seguridad. ¿El gobierno dice que no?

Bueno, entonces hay una división de aguas, el gobierno está de un lado y nosotros estamos del otro en esta materia. ¿Cómo seguiremos? En el resto de las cosas que hacen al gobierno seguiremos hablando. ¿Por qué no voy a seguir hablando con el ministro de Industria sobre minería? Ahora viene un debate sobre la ley de minería, yo ayudé a construir esa ley. ¿Por qué no voy a seguir hablando?

Estamos hablando que en el tema de seguridad hay un quiebre.



Lo han acusado de montar un show mediático para posicionarse políticamente en su partido. Un diputado frenteamplista dijo en sala ”José Carlos 4, Analía 0”.



Yo me referí a eso en sala .Eso es banalizar la discusión. El interpelado no soy yo. La interpelada es la política de seguridad del gobierno y el ministro Bonomi. De eso no hay ninguna duda. La opinión pública no está preocupada por José Carlos Cardoso. La opinión pública está preocupada por los robos, por los asaltos, por los muertos en las calles, por las rapiñas, por el incremento de los delitos.

Un 75 por ciento más en 2012 con respecto al 2011 en homicidios, un 13 por ciento más de rapiñas este año que el año pasado. Estas son las preocupaciones de la gente, a nadie le inquieta Cardoso.

Al gobierno le inquieta Cardoso porque puso el tema arriba de la mesa. Y tuvimos una posición de todo el Partido Nacional y también obtuvimos el respaldo del Partido Colorado. Yo no soy el interpelado acá.

Voy a seguir planteando los temas de manera clara, convincente y espero que no se banalice una discusión que además tiene caras.

Estamos discutiendo sobre cosas que tienen víctimas. Al Parlamento vinieron los familiares de las víctimas a manifestar. Esas son las caras de los que sufren la inseguridad. Los que tienen un muerto en su familia con un tiro en la cabeza.

Como tienen cara tantos afectados por la pasta base que el gobierno dice saber que hay 1200 bocas en el área metropolitana pero no nos dice cuántas cerró, cuántas combatió, cuánto avanzó.

Lo que le estamos pidiendo al gobierno son resultados. Esto no es un juego de esgrima mediático. Vamos a insistir exigiendo resultados. Y vamos a llevar a los ministros contra las cuerdas para que respondan por lo que hacen o no hacen y para que muestren los resultados que obtienen.

Se trata de un ministro que además gasta 650 millones de dólares por año en materia de seguridad y no se ven los resultados.



¿Qué saldo queda de este episodio?



La votación de la censura no tuvo mayoría pero mostró un Parlamento que por apenas seis votos de diferencia no censuró al ministro. Ese es el dato: 46 diputados querían censurar al ministro. Una censura prevista en el artículo 147 de la Constitución que marca el relacionamiento más grave entre el Parlamento y el Poder Ejecutivo. Tanto es así que si los diputados del Frente hubieran votado la censura, eso pudo haber desencadenado otros procedimientos e incluso derivar en elecciones anticipadas.

El Parlamento se mostró dividido casi a mitades. No fue una votación de cuatro o cinco diputados por la censura. El resultado fue bueno. El gobierno y el Frente Amplio protegieron su ministro pero ellos saben también que se protegió a un ministro debilitado, porque las políticas de gestión en materia de seguridad no son buenas. ¿Cómo seguimos? Seguiremos combatiendo, intentando instalarle al gobierno este tema como un tema central.

Estaremos marcándole permanentemente que la seguridad es el principal tema de la agenda de los uruguayos y que tiene que estar atento a ese requerimiento. A ese y principalmente a ese que es el primer requerimiento del país. Los uruguayos no le estaban pidiendo al gobierno relevar al ministro de Turismo. El gobierno lo hizo. Para nosotros y para la gente la prioridad es cambiar las políticas de seguridad.


 
Últimos Artículos











 
 
Recomienda esto

 
.: www.josecarlos.com.uy :. Web Oficial del Diputado José Carlos Cardoso del Partido Nacional por el Departamento de Rocha
Inicio | Biografía | Proyetos | Parlamento | Actuación | Escuhar Audiciones | Galería de Fotos | Artículos Periodísticos | Agrupación Lista 71 | Comunicados | |