Opina sobre este tema

Nombre
e-mail
Procedencia
Opinión o sugerencia

 
Rocha,

Una escuela vieja no arregla el problema nuevo

14/03/2011

La educación es un agente importante en el desarrollo del país, en la medida en que el sistema educativo tiene presente que su función (socialización y transmisión) se realiza en una sociedad determinada y en vista a fines, también determinados. No todo sistema educativo por el hecho de existir, cumple las funciones que el cambio de las estructuras sociales requiere.

De la Educación, felizmente se habla hoy todo el tiempo y, hablamos todos, que es lo más importante. Rápido diagnóstico para ponernos en calor y vamos al grano, esto es, qué hay que hacer!

A nuestro juicio, el problema está en el modelo del sistema. Se continúa educando para papeles sociales del pasado. No se logra poner a la educación a la altura de la necesidades científicas, tecnológicas, y de los cambios de roles y estructuras sociales propias de los tiempos actuales. Un sistema que no acompase estos cambios, en lugar de favorecer el desarrollo de la persona y de la sociedad, lo está dificultando. Y aquí está una de las razones para que exista desinterés por parte de los alumnos. No se educa para la sociedad moderna y los jóvenes lo descubrieron.

Educación y desarrollo van de la mano. La escuela vareliana interpretó ese lazo y significó una verdadera revolución. Se preparó a los ciudadanos para la “primera modernización” del país. Varela ni por asomo pudo imaginar que lo suyo sería tan exitoso. En el primer tercio del siglo XX sus objetivos estaban cumplidos. Alfabetizar más del 90% de la población. Países como Guatemala o Bolivia no lo han logrado aún en el siglo XXI. Uruguay era un país de analfabetos y para colmo de males al norte del Río Negro se hablaba portugués. Hoy justamente lo que necesitamos es hablar portugués al norte y al sur del Río Negro. Sólo este ejemplo vale para advertir que la escuela de Varela se hizo para resolver los problemas de su tiempo y es lógico imaginar que no pueda resolver los problemas actuales. Pero como los uruguayos somos muy empecinados lo mantenemos. Utilizamos la misma herramienta para golpear que para esquilar.

Los franceses nos heredaron el sistema de carrera docente, el invento de la antigüedad calificada para los traslados y el ascenso viene de allá. Pero claro...los franceses ya lo modernizaron y le dieron un giro que se adecua a las necesidades de la escuela moderna, y nosotros, que somos muy empecinados, lo mantenemos.

En el Uruguay del bicentenario, hay que abordar los desafíos de la “nueva modernización” que va de la mano de las habilidades y competencias que el ciudadano necesita para insertarse exitosamente en el contexto de las nuevas tecnologías.

Una escuela vieja no arregla el problema nuevo.

Tendremos que ir hacia el diseño de la “nueva escuela primaria” y por supuesto del todo el sistema de la educación básica. El modelo vareliano, fue “el modelo” ideal para armar el sistema, pero no es sostenible en el siglo XXI. Tenemos que ir hacia una escuela rupturista. A diferencia de lo que se pensaba en el siglo XIX, ahora se advierte que alumnos diferentes, provenientes de entornos sociales y familiares muy disímiles requieren de estrategias educativas también diferenciadas. Pero hace 25 años que ya lo sabemos.

Constituye un dato alentador la reducción de la pobreza y la indigencia pero los cambios en el perfil del pobre en las últimas dos décadas han creado núcleos “duros” de pobreza, población que se encuentra alejada del mercado laboral a raíz de su escaso o limitado capital educativo y social. Este nuevo perfil de la pobreza podría ser una de las razones que explican el impacto diferido que el crecimiento económico ha tenido en la mejora del bienestar de la población y, por tanto, en la reducción de la pobreza y la indigencia.

La escuela tiene que sacar a la familia de la rutina de la pobreza y, créanme que lo logra, pero si en nuestro país el 42% de los menores de 17 años no tiene lectura corriente, la mano viene muy enredada. Estos, chicos hoy, pero adultos mañana, serán consumidores de TV porque tendrán dificultad para leer un diario y ni hablemos un libro!!!

Hasta el momento los esfuerzos realizados no logran superar las limitaciones del sistema educativo nacional, porque fueron intervenciones “parciales”. La tarea debe abordar al sistema en su globalidad.

¿Cuáles son los desafíos que enfrentamos?, relanzar la educación como un proyecto democratizador y modernizador de la sociedad; construir un proyecto educativo compartido de largo plazo; que los organismos de la educación actúen con coherencia de visión y acción. ¿Cuáles deberían ser las características de ese nuevo sistema?, uso intensivo de la información y el conocimiento; programas diversificados y adaptados a los contextos sociales y regionales; mejoramiento continuo; redes descentralizadas; capital humano altamente capacitado y capacitación en servicio permanente.

Sobre esta base los principios rectores de nuevo sistema deberían ser; “Calidad de la educación” considerada como el logro académico (lo que el alumno aprende efectivamente) expresadas como resultados de pruebas estandarizadas y comparables. “Pertinencia de Contenidos” y “métodos educativos” adecuados a las características socioculturales y a las posibilidades de aprendizaje de los individuos y grupos sociales a los que se dirige la educación. No se puede creer más que aprenden lo mismo los niños de la Escuela Brasil que los de la escuela Casavalle y finalmente la “Eficacia” dónde la sociedad define cuál es la mejor educación a la que se aspira como sociedad y cómo se da esa educación a todos los ciudadanos.

Un sistema educativo eficaz es el que da la mejor educación que se puede a la mayor cantidad de gente.

¿Que se necesita para cambiar de modelo educativo?, Voluntad política. Recursos económicos. Formación docente de calidad. Descentralización del sistema. Flexibilidad de programas. Monitoreo y Evaluación externa, independiente y continua.

Las dos primeras condiciones se dan, hay acuerdo de los Partidos y Presupuesto aprobado.

En relación a la Formación docente, se impone un cambio en la carrera docente. Desde la reforma valeriana el título de Maestro fue condición necesaria para el ejercicio del magisterio en la escuela pública. No así en la enseñanza secundaria. Aún con el IPA, dada la escasez de profesores, el sistema permitió el ejercicio de la docencia sin la titulación.

Pero a esa formación hay que agregarle compromiso personal y moral con la función. Un docente académicamente relevante pero sin compromiso con la tarea, con los alumnos y con el aula difícilmente cumpla un rol relevante. Venimos proponiendo desde el 2001 que la formación de los docentes tenga nivel universitario. Hoy se está recorriendo ese camino, aunque para obtener el primer egresado universitario no será antes del 2016.

Otro asunto relevante es el que denominamos “manejo pedagógico de la heterogeneidad”. Tanto en materia de formación de profesores como en materia de educación de los alumnos, la capacidad para manejar la heterogeneidad supone la elaboración de un "inventario " de las competencias profesionales del docente en materia pedagógica y didáctica, procesos de evaluación y de ubicación con respecto a dicho inventario, modalidades individualizadas de tratamiento pedagógico, formación continua del docente en ejercicio, lo cual tiene un efecto importante en la evolución de sus competencias profesionales y en su avance en la carrera profesional.

No hay dos niños iguales por tanto la atención de esa diversidad es un desafío imprescindible. Esa es la educación para la modernidad a la que hacemos referencia.

El otro gran cambio, para el que tendremos una resistencia enorme es la descentralización del sistema y flexibilidad de los programas. En mi experiencia en educación en el Uruguay no he visto cosa que asuste más que estas dos variables. Hasta se llega a pensar que se disuelve la Nación si las escuelas se diferencian entre sí. Nos hemos llegado a jactar que en Uruguay en la misma semana de mayo se está enseñando la tabla del 5 a todos los alumnos ya estén en Bella Unión, en el Chuy o en el Cerro. ¿Es esto un valor en sí mismo?, no lo es pero funciona como una vaca sagrada.

La eficiencia del sistema tiene relación con un centro educativo eficiente. Éste debe tener, fuerte liderazgo del Director del centro, que preste gran atención a la calidad de la enseñanza; altas expectativas entre los docentes sobre las posibilidades de aprendizaje de todos los alumnos, concretadas en la obtención, cuando menos, de los contenidos mínimos; un clima ordenado, seguro, facilitador y estimulante tanto del aprendizaje como de la enseñanza; un fuerte énfasis en la adquisición de las habilidades básicas.

Finalmente, para no cansarlos mucho si es que llegaron hasta aquí con la lectura, los contenidos educativos y la diversificación del currículo. Más allá de asegurar la adquisición de las competencias en lectura, matemáticas y ciencias, se necesita la adecuación de los programas a las características socioculturales y económicas del medio en que se encuentra el alumno y a sus intereses. ¿Ustedes creen que el 100 % de los aprendizajes de los alumnos de La Paloma en Rocha deben ser los mismos que los alumnos de la escuela que está en la cercanía de Alur? Yo creo que no.

La educación es un tema serio. La tasa de desempleo en el país está en el de 6% más o menos. Los menores de 25 años en el Uruguay tienen una tasa de desempleo de 17% y eso está asociado a su educación, o a la falta de ella.

El Presidente dijo que teníamos que hacer una plana diaria con el tema. Yo hice la mía, espero que él también haga la suya.



José Carlos Cardoso


 
Últimos Artículos











 
 
Recomienda esto

 
.: www.josecarlos.com.uy :. Web Oficial del Diputado José Carlos Cardoso del Partido Nacional por el Departamento de Rocha
Inicio | Biografía | Proyetos | Parlamento | Actuación | Escuhar Audiciones | Galería de Fotos | Artículos Periodísticos | Agrupación Lista 71 | Comunicados | |