Opina sobre este tema

Nombre
e-mail
Procedencia
Opinión o sugerencia

 
Rocha,

Intervención en Cámara - Sueldos Poder Judicial

22/12/2014

SEÑOR CARDOSO (don José Carlos).- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Borsari Brenna).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR CARDOSO (don José Carlos).- Señor Presidente: vamos a hacer algunos comentarios; las expresiones del Diputado Gandini nos conforman, interpreta bien lo que nosotros pensamos, pero como participamos activamente de este debate, tanto en la Comisión de Hacienda como en esta Cámara en oportunidad de esta discusión hace ya unos cuantos años, quiero hacer algunas puntualizaciones más, de carácter general y político respecto a este asunto.

Quizás este es el epílogo de un episodio parlamentario desprolijo como tantos que hemos tenido, pero este tuvo una consecuencia tan grande, el atropellamiento que el Parlamento hizo con esta norma tuvo una consecuencia de tal impacto, que ha sido inevitable, no se ha podido esconder el error cometido por la bancada oficialista en el año 2010, cuando llegaron con la peregrina idea de que los Ministros tenían que ganar como los Senadores. Digo "peregrina idea" porque no se sabe bien de quién era esa idea, ya que mientras el Gobierno presentaba un proyecto de ley para igualar el sueldo de los Ministros al de los Senadores, el Presidente de la República decía que para qué que debían ganar tanto los Ministros, si él se conformaba con mucho menos. Estas contradicciones las vimos mientras estábamos debatiendo. Aquí, en la Comisión de Hacienda y en el plenario, el Presidente sostenía eso.

Todos sabemos cómo nació en los corrillos esa discusión de que los legisladores que pasaran a los Ministerios o a la Subsecretaría dejaran de cobrar en el Parlamento. Todos los Ministros, de todos los partidos, que han pasado del Parlamento al Gobierno siguieron cobrando su salario en el Parlamento. Entonces, había una diferencia notoria entre el sueldo de los Ministros nombrados por el Poder Ejecutivo y el de los que venían con un cargo de Senador. De ahí viene la idea de igualar el sueldo de los Ministros; no podría venir de otro lado, porque el Frente Amplio muchas veces ha dicho que en realidad los Ministros no cobran lo que dicen, sino que donan parte de su sueldo al partido político. Si no, por una suerte de retorsión, yo tendría que leer que el aumento de sueldo a los Ministros es una forma de financiar a los partidos políticos de ese Ministro, al partido político o al grupo del Frente Amplio al que ese Ministro representa. Por ejemplo, los comunistas hacen público que su Ministra no cobra lo que el Gobierno le paga, sino que la plata va para el Partido Comunista. Eso se hizo público hace pocas semanas.

Entonces, ¿dónde está la naturaleza del origen de este problema? ¿Por qué los Ministros tenían que ganar como un Senador? ¿Por qué había que aumentarles el sueldo a los Ministros? Eso ya fue un inicio bastante discutido, a no ser que el Parlamento se quejara y dijera: "No queremos pagar el sueldo a los Ministros desde la tesorería del Parlamento", por lo menos a los que son Senadores, que era lo que estaba pasando. Es decir, fue desprolijo desde el comienzo y, luego, a lo largo de toda la discusión que dimos en la Comisión de Hacienda y acá en la Cámara no voy a leer la versión taquigráfica para recordar al Frente Amplio lo que dijimos advertimos que esto iba a pasar. Sin embargo, no he escuchado ningún mea culpa de ese debate, como de otros que hemos tenido, donde se advierte la desprolijidad con la que votamos. Si quieren desprolijidad, hoy tenemos una espectacular, este gran lunes, como tituló un diario hoy, lleva varias desprolijidades: acaban de crear, en la ley anterior, un cargo presupuestal sin financiamiento. Crearon un cargo de particular confianza y no dicen cómo se financia. ¡En la consideración del proyecto de ley anterior! ¡Hace una hora! Típico debate de esas discusiones que se dan acá, en que los proyectos de ley no se estudian.

Yo estoy terminando mi tercer período legislativo. Este quinquenio ha sido el peor de todos en materia de construcción de leyes. Hemos construido leyes que son un mamarracho en su redacción, en su contexto. Y si quieren les pongo ejemplos. Algunas de ellas, para llenarles el bolsillo a los abogados, que se hacen una fiesta en los Juzgados con las leyes que se votan en este Parlamento, a partir de las contradicciones. Pregunten a cualquier abogado que esté en el terreno liberal de su profesión, qué está pasando con la ley de concubinato. ¡Eso es un desastre! No se sabe a quién le toca qué; no sé sabe de quién son las herencias: si de las concubinas, de las esposas o de las ex esposas. Todo se libra en el terreno judicial.

Votamos una ley de las alcaldías y no le dimos a los Alcaldes ni competencias ni plata. ¡Ni competencia ni presupuesto! Pero tenemos Alcaldes. Y ahí andan, los Alcaldes enredados; no saben qué hacen ni con qué plata trabajan.

La desprolijidad con la que el Parlamento ha trabajado a lo largo de este período es una cosa grotesca, porque si algo tiene que hacer el Parlamento, es cuidar, pensar, esperar. Esto no es una fábrica de chorizos, en la que sacamos leyes porque hay que sacarlas, o por urgencia. Porque, en definitiva, las leyes que se aprobaron se aplican. ¡Y esta se aplicó! Y por supuesto que los que estaban afuera, los funcionarios judiciales y los Ministros de la Suprema Corte de Justicia, estaban mirando; eran espectadores. ¡No fueron partícipes! ¡No vinieron al Parlamento a decir algo cuando discutimos esto! Fueron espectadores. ¡Ah, bueno! Pero cuando se terminó el espectáculo, resulta que ellos se llevaban parte de la recaudación. Entonces, terminamos en este lío en el que el Frente acusa al Poder Judicial de interpretar las leyes a su cometido, en el que el sindicato del Poder Judicial comienza a defender lo que cree que consiguió, porque lo encontró. No lo pidió, pero lo encontró. Ustedes se lo pusieron encima de la mesa. ¿Y qué quieren? ¿Qué renuncien? Que digan: "No; entendimos que ustedes se equivocaron; no nos corresponde". ¡No! Encontraron un aumento del 21% inimaginable, que no se le había ocurrido al Frente ni a nadie. Esto que estoy diciendo, lo dijimos aquí, en este mismo lugar y con este mismo micrófono, hace cinco años. Y displicente como siempre, el Frente dijo que nosotros no teníamos razón, que estaban muy bien asesorados. ¿Ah sí? ¿Estaban bien asesorados? ¡Mirá en el zafarrancho en que estamos! Y esta ley tampoco va a resolver el problema; el problema va a persistir. Esta ley dejaré a otros compañeros que lo expliquen tiene aspectos que no se van a cumplir. Por lo tanto, este lío va a seguir, y no se arregla acusando a los Ministros de la Suprema Corte de Justicia.

Recuerdo que cuando se discutió el IRPF, y se dio la primera interpretación de inconstitucionalidad de la Suprema Corte de Justicia, un Diputado del Frente Amplio, sin que nadie lo corrigiera, dijo que si los Jueces no entendían, había que bajarles el sueldo

Que si los Jueces no entendían que había un modelo progresista en el país, y no se adecuaban al Gobierno del Frente Amplio, había que bajarles el sueldo, y no había que votarles presupuesto. Y en buena parte lo cumplieron, porque durante estos diez años yo he visto en la Comisión de Hacienda hacerse algunos aprietes con los presupuestos; aprietes e inmovilización de recursos. Y puedo describirlos.

Esta es la consecuencia de una tarea absolutamente desprolija. El Frente Amplio tendría que hacer un mea culpa al final de este Gobierno, que tiene mayoría parlamentaria. Ojalá que el próximo Gobierno del Frente Amplio, que tendrá mayoría parlamentaria en esta Cámara, interprete que esa mayoría que legítimamente ha conseguido y que nosotros respetamos, si bien le da capacidad para gobernar y para decidir, no puede ser usada para aprobar leyes de estas características, con estas redacciones, desconociendo el marco jurídico vigente, y creyendo que después el debate político lo ganamos en las calles. Después le metemos el gaucho a la Suprema Corte de Justicia, tratamos de dejar pegados a los Ministros en los medios de comunicación y ahí les ganamos la lucha. Y es probable que ahí la lucha se la ganen. Y es probable que dejen a los Ministros como un grupo de defensores del statu quo, que está defendiendo su sueldo, su bolsillo, su interés. Es probable que en el debate público lo consigan, pero agravan el problema, porque la interferencia institucional comenzará a agravarse, lo que nos preocupa a todos. Y también al Frente Amplio; porque yo supongo que no quieren seguir por ese camino.

Estos barros provienen de aquellas lluvias. Esto es consecuencia de no haber escuchado el debate y el consejo sano que dimos, en el sentido de que están pésimamente asesorados. Y eso es lo primero que se tendría que decir acá, y que nadie ha dicho. Deberían hacer un mea culpa de un debate parlamentario paupérrimo, como hemos tenido a lo largo de cinco años, y como estamos teniendo hoy, aprobando normas que no se discuten en Comisión como la Ley Orgánica Policial que acabamos de votar y de corregir en Sala. De esta forma, se incumplen las mínimas normas del debate parlamentario que establecen que cualquier corrección a una ley deberá hacerse por escrito y dirigirse a la Mesa. Eso ya quedó demodé; eso parece una cosa vieja. Así hacíamos las leyes hace veinte años. Si querían reformar un ar-tículo en Sala había que presentarlo por escrito y repartirlo. Aquí, al grito del canilla, se cambian las leyes y así terminamos.

Gracias, señor Presidente.


 
Últimas Actuaciones












 
 
Recomienda esto

 
.: www.josecarlos.com.uy :. Web Oficial del Diputado José Carlos Cardoso del Partido Nacional por el Departamento de Rocha
Inicio | Biografía | Proyetos | Parlamento | Actuación | Escuhar Audiciones | Galería de Fotos | Artículos Periodísticos | Agrupación Lista 71 | Comunicados | |