Opina sobre este tema

Nombre
e-mail
Procedencia
Opinión o sugerencia

 
Rocha,

INTERVENCION DIP. JOSE CARLOS CARDOSO RENDICION DE CUENTAS: 36 MILLONES EN CARGOS DE PARTICULAR CONFIANZA -10 MILLONES EN MANEJO DE ORGANISMOS PARAESTATALES -13.000 MILLONES DE INTERESES DE DEUDA EXTERNA

14/08/2013

SEÑOR CARDOSO (don José Carlos).- Señora Presidenta: antes que nada quiero hacer mías las palabras de los compañeros del Partido Nacional que han hablado hasta el momento, que nos representan plenamente con respecto a nuestro punto de vista sobre la Rendición de Cuentas y al debate que hemos dado en estos días en la Comisión.

También quiero agradecer la tarea y la paciencia de los funcionarios de la Comisión, que la necesitaron y utilizaron adecuadamente. Además, agradezco la ayuda que nos dieron para recibir toda la información.

Voy a evitar repetir las cosas que los compañeros Gandini y Abdala han expresado porque, reitero, son nuestras, las sentimos como propias e integran nuestro informe. Quiero reafirmar solo algunos conceptos.

Me hago eco de lo manifestado por el señor Diputado Posada, en cuanto a la reiteración de los errores, de los que me hago cargo en nombre de mi Partido. Son errores que también se dieron en el tiempo en que gobernó el Partido Nacional, en el sentido de que las Rendiciones de Cuentas son utilizadas como una especie de gran ómnibus, para aprovechar que en un proceso breve se apruebe todo aquello que está arriba de la mesa de los Ministros. Me refiero a todo lo que tienen en la papelera o en el aprieta papel para poner en marcha. Aprovechan la Rendición de Cuentas, que no es otra cosa que una ley de urgente consideración. ¡Tan criticadas las leyes de urgente consideración! Esta es una ley de urgente consideración porque su debate tiene fecha de inicio y fecha de finalización. Como ya se dijo aquí, esta ley es un gran aquelarre de asuntos que nada tienen que ver con la Rendición de Cuentas. Es decir que se repite la vieja práctica equivocada de incorporar en las Rendiciones de Cuentas cuestiones que nada tienen que ver. Bastaría solo con mencionar el ar¬tículo que refiere a la Armada Nacional y a su modificación. Si bien fue modificada por la bancada, no compartimos que el ar¬tículo se mantenga igual. Fue modificado por la bancada del Frente Amplio, pero no compartimos que se mantenga en este marco de la Rendición de Cuentas una disposición que modifica la estructura interna de la Armada nacional.

Está claro, y no porque lo diga la oposición, sino porque también lo expresan analistas económicos relevantes algunos independientes, que tienen opinión fuerte en el ámbito nacional , que a la salida de la crisis del año 2002, Uruguay logró una mejora sustancial de sus fundamentos macroeconómicos. Ahora, después de varios años de crecimiento, percibimos un deterioro. Esto no lo dice la oposición. Esto lo dicen actores de la economía, quienes hoy opinan y trabajan en consultorías del medio local. Y analizan la situación económica en forma independiente. Este período de Gobierno va a terminar con un déficit fiscal, probablemente cercano al 3% del PBI. Este déficit fiscal, en un entorno mundial de tasas y de dólar con alza, como probablemente veremos en el 2015, va a plantear una restricción importante al nuevo Gobierno. Son datos de la realidad que muestran que cuando el Gobierno del Frente Amplio comenzó en el año 2005 el Uruguay estaba en repecho. Reitero: el Uruguay estaba en repecho. Y si no, bastaría con leer el informe del primer Presupuesto quinquenal de la izquierda del año 2005. En cambio, en este momento el Uruguay no está en repecho. Está en una meseta. Y es probable que en el futuro, esa meseta presente algunas complicaciones.

He preferido no hacer un análisis general sino ir hacia algunos detalles en particular, que me parece que han sido quitados de la agenda política. Uno de ellos es un tema recurrente, por lo menos en los ámbitos económicos, que ha salido de la agenda pública. Me refiero a la deuda externa. Yo esperaba que el miembro informante por la mayoría que tiene una larga historia en estos temas, desde otra óptica y desde otro tiempo hablara de los intereses de la deuda externa. Esperaba que en el informe se hiciera mención de cuánto pagamos de intereses de deuda externa y cuál es la deuda externa ahora. Hace veinte años, pagar intereses de deuda externa era una cuestión, por decir un término poco académico, muy jodida, de la que nos teníamos que hacer cargo los partidos tradicionales. Los muros de Montevideo lucían reiteradamente el concepto de que el Uruguay se desangraba a partir del pago de la deuda externa. El Uruguay paga y paga deuda externa, y hoy sigue pagando deuda externa, pero no se ha escuchado nada sobre este tema. No está en los muros por ahora nosotros no pintamos los muros , pero tampoco está en el discurso. Hacía mención al señor miembro informante porque en aquellos años de la década del noventa, ¡vaya si los sectores sindicales reclamaban el cese del pago de los intereses de la deuda! Esa deuda externa hoy, globalmente, está en los US$ 44.231:000.000. ¡US$ 44.231:000.000! De ellos, US$ 35.300:000.000 están en poder de extranjeros, es decir que es deuda externa real; sus tenedores son extranjeros, no viven en el territorio, no tienen residencia aquí. US$ 35.300:000.000 es lo que debemos a ciudadanos del mundo que han comprado papeles uruguayos, y sobre esos montos pagamos intereses anuales. Esos intereses dejan en ridículo cualquier discusión sobre montos y ajustes que hayamos tenido durante el estudio de esta Rendición de Cuentas.

Si miramos los intereses que pagamos por concepto de endeudamiento externo, es una risa discutir que precisamos US$ 30:000.000 para esto o US$ 20:000.000 para aquello, cuando pagamos más de US$ 1.000:000.000 de intereses por la deuda. Eso deja en ridículo la discusión en la que nos hemos trenzado en los medios de comunicación durante más de cuarenta días. Nadie habla de la deuda externa, todo el mundo mira para otro lado y ya sabemos cómo el Ministerio de Economía y Finanzas se expresa al respecto: en términos comparativos con el PBI y con el crecimiento. Pero la deuda existe, es real y la tenemos emitida hasta el año 2043 o 2049. Este asunto está ausente del debate político y del Gobierno. El Gobierno no lo incorpora como asunto, no lo quiere debatir, no lo analiza y supongo que los dólares que pagamos a los tenedores japoneses, alemanes o americanos que tienen papeles y que cobran intereses son los mismos que pagábamos en los años noventa. Es plata que se va de los uruguayos. Seguramente, algún Diputado dará alguna explicación, al menos, lograré que alguien se ocupe de hablar de la deuda y del pago de sus intereses, que sigue alta y aún significa una restricción en el manejo financiero del Estado y del Gobierno.

El otro asunto al que quería hacer referencia y que se mencionó aquí es que el Presupuesto evita traer porque así esta diseñado; no digo que sea un problema del Gobierno el debate de algunos organismos clave. Es decir que cuando discutimos la Rendición de Cuentas o el Presupuesto quinquenal, obviamente, no analizamos el corazón de la economía del país. En este documento no se juega la economía del Uruguay. Aquí no está la mayor cantidad de inversiones; el Parlamento no discute el paquete de inversiones porque está fuera del Presupuesto. La discusión presupuestaria se reduce a una minucia; discutimos cosas chicas. Hasta un puente podemos traer, pero el grueso de la inversión pública del Estado está en otro lado. No está en el Presupuesto ni viene al Parlamento. Como no vienen al Parlamento decenas de empresas que, administradas por el Estado, manejadas por los mismos funcionarios que dirigen las empresas públicas, las administran bajo el régimen de sociedades anónimas; o las administran bajo el régimen de persona pública no estatal, y el Gobierno opera fuera del Presupuesto. Cuando este debate se ha acallado, en la calle Colonia y Río Negro sí hacen cosas con el dinero de esas empresas. Voy a poner un ejemplo: los estados contables del IMPO. El IMPO, el Diario Oficial, transfirió US$ 10:000.000 al Gobierno nacional. Aquí dice: "De acuerdo con la Resolución del Poder Ejecutivo de fecha 12 de abril de 2010 se estableció que IMPO realizará una contribución extraordinaria, la cual se vertería a la Tesorería de la Nación". Son US$ 4:852.348, más 16:777.200 UI, más $ 160:645:074. Señores: esto es manejo directo del Ministerio de Economía y Finanzas de las empresas que no están bajo control del Estado y de su presupuesto. Por una Resolución, el Ministro de Economía y Finanzas, le dijo al IMPO "Páseme US$ 10:000.000". ¿Eso está en el Presupuesto? No, es una información. No está en discusión. Nosotros no discutimos eso aquí y no se trata de $ 3, son US$ 10:000.000.

Estaba mirando los datos del INAC: US$ 35:000.000 en depósitos a plazo fijo para un organismo que tiene un Presupuesto de US$ 15:000.000; recauda US$ 20:0000 y gasta US$ 15:000.000. Así ha ido acumulando US$ 35:000.000. ¿Cuándo me voy a enterar que el Ministerio de Economía y Finanzas se va a llevar esos US$ 35:000.000 para, vaya a saber uno, qué fin?

Son dos ejemplos del mucho dinero que se maneja por fuera del Presupuesto y que, siguiendo la misma línea de razonamiento que hacíamos con la deuda externa, resolverían algunos de los durísimos debates que hemos dado estos días en la opinión pública por falta de presupuesto o de refuerzo de rubros para algunos organismos.

El Partido Nacional, a través de Alianza Nacional y del señor Diputado Gandini, hizo una propuesta pública respecto a la reasignación de recursos, que el Gobierno rechazó y que, de alguna manera, los sindicatos miraron con indiferencia.

Voy a insistir con un planteo que hicimos un par de meses atrás y respecto al que, en algún debate o charla amigable, por supuesto con legisladores del Gobierno, se me desafió diciendo: "Vamos a hablar sobre qué creen ustedes qué son los cargos de confianza". A eso me voy a dedicar. Hemos hecho un estudio detenido para no cometer errores ni hablar en términos generales sobre cuánto gasta el Gobierno del Frente Amplio en lo que yo llamo el aparato político de la izquierda en el Estado, es decir, el ingreso de los funcionarios políticos que designa el Frente Amplio en la Administración Pública.

El día en que asumió el doctor Tabaré Vázquez, en 2005, había 137 cargos de particular confianza política definidos presupuestalmente. Era una cifra que había retrocedido, después que en la década de los noventa se habían eliminado casi el 50% de los que existían en el año 1991. Durante el Gobierno del Partido Nacional se eliminó la mitad de los cargos de confianza que recibimos al ingresar al Estado. ¡La mitad! En el año 2005 eran 137 y el incremento hasta el año 2012 fue del 98%. Los duplicaron: ahora son 271. Especialmente, se incrementaron en este período. En 2010 eran 258; en 2011, 266; y en 2012, 271. Estos 271 cargos significan US$ 73:000.000 anuales, pero los que puso el Frente Amplio, los que agregó, le cuestan al erario US$ 36:250.000. Esa es la suma que se incrementó para pagar el aparato político que la izquierda decidió incorporar en el Gobierno nacional. Mantener los cargos de confianza le cuesta al Gobierno la cifra que acabamos de mencionar. Y solo me referí a los cargos de particular confianza política definidos presupuestalmente. No es un dato al voleo

Las partidas para adscriptos y otros cargos en cada uno de los Ministerios durante este Presupuesto son otra historia y otro monto que, desde nuestro cálculo, alcanza a los US$ 19:000.000 en el quinquenio. Eso no corresponde a los cargos de particular confianza sino al pequeño ejército frenteamplista que, detrás de cada cargo de confianza, se contrata a través de las partidas, y lo tengo discriminado por Ministerio.

Se puede renunciar, o no, a establecer una limitación, que desde mi punto de vista engorda, y ahora sí le tomo la palabra al Diputado Mujica, que decía: "¿Y dónde vamos a recortar el gasto público?". Cada vez que uno habla de recortar el gasto público, al Frente Amplio le gusta decir que nosotros queremos recortar los planes sociales; es una especie de ridiculización del debate y de ponernos, por supuesto, en la posición de los malos que queremos afectar a los pobres. Cada vez que hablamos de recorte del gasto público se imaginan que lo que queremos es embromar a los que menos tienen, recortar por ahí.

Hemos traído cifras concretas de por donde yo creo que debiera recortarse el gasto público. Estas son cifras concretas: US$ 19:000.000 en partidas presupuestales destinadas a los funcionarios políticos del Frente Amplio que se incorporan a la Administración Pública y que en la mayoría de los casos dicen cesarán con el Gobierno. Espero que eso se confirme, porque en algunos lugares me parece que eso no va a pasar, que los vamos a tener instalados luego como funcionarios o que por alguna otra vía van a quedar definitivamente. Sé que hablar de los cargos de confianza es mucho más enojoso que hablar de redistribución de partidas a reaplicar, que nadie sabe bien qué son. Esto es un poco más erosionante; lo reconozco, pero si queríamos hablar de plata, en plata y de cargos, acá estamos hablando de plata, en plata y de cargos.

Resumí mi exposición en tres zonas del Presupuesto. Una es la falta de discusión sobre la deuda externa y los pagos de los intereses de deuda, el creciente endeudamiento que Uruguay está adoptando ahora para resolver el déficit fiscal, porque terminamos resolviéndolo con endeudamiento. Es decir que la política de endeudamiento, en la medida en que haya déficit, va a continuar y, por lo tanto, el endeudamiento va a ser cada vez más alto. En relación con el PBI no hemos estado pasándola mal, pero podemos pasarla mal en el futuro, mucho más si el país entra en una meseta con escaso crecimiento de su economía. Quiere decir que la deuda externa puede pasar a ser un problema relevante.

También hice referencia a los cargos de particular confianza política que, desde mi punto de vista, son un exceso. Es casi una grosería duplicar los cargos de confianza para gobernar. Es creer que en el aparato público y en la Administración Pública no hay confianza suficiente para gobernar y dirigir, y hay que poner, además de los cargos de particular confianza, un pequeño ejército de funcionarios que ingresan con partidas especiales y que provienen del partido político que los nombra.

La tercera zona es sobre aspectos vinculados a estos organismos, que son invisibles en el debate presupuestario. Esto que acabo de leer está metido en un planillado, hay que revolver y buscar para encontrarse con esos organismos y con datos como este. Tal vez algún compañero de la Comisión de Hacienda sepa dónde están los US$ 10:000.000 del IMPO y para qué el Ministerio de Economía y Finanzas se los pidió, qué partidas fueron a reforzar. Capaz que fueron a los planes sociales; entonces, todos saludaremos esa medida, pero sería bueno saber a santo de qué el Ministerio de Economía y Finanzas retiró, a fines del año pasado, US$ 10:000.000 al IMPO, porque aquí, en la Rendición de Cuentas solo tenemos información de lo que pasó.

Por las razones expuestas por el señor Diputado Abdala, que fue el miembro informante de nuestro Partido, no vamos a acompañar la aprobación en general del proyecto de ley de Rendición de Cuentas, más allá de que, en un articulado tan amplio y tan extenso, por supuesto, acompañaremos algunos artículos.

Muchas gracias.


 
Últimas Actuaciones












 
 
Recomienda esto

 
.: www.josecarlos.com.uy :. Web Oficial del Diputado José Carlos Cardoso del Partido Nacional por el Departamento de Rocha
Inicio | Biografía | Proyetos | Parlamento | Actuación | Escuhar Audiciones | Galería de Fotos | Artículos Periodísticos | Agrupación Lista 71 | Comunicados | |