Opina sobre este tema

Nombre
e-mail
Procedencia
Opinión o sugerencia

 
Rocha,

Rendición de Cuentas - Análisis del Dip. José Carlos Cardoso

10/07/2013

Rendición de Cuentas: El diputado José Carlos Cardoso, luego de escuchar la presentación del Ministro de Economía, analizó el proyecto.



El martes 9 de julio de 2013, el Ministro de Economía presentó ante la Comisión de Presupuesto integrada con Hacienda de la Cámara de Diputados, el Proyecto de Ley de Rendición de Cuentas.

Luego de escuchar al Ministro, el Diputado JOSÉ CARLOS CARDOSO, hizo un comentario general sobre el proyecto. A continuación se transcriben sus consideraciones:





SEÑOR CARDOSO (don José Carlos).- Más que preguntas queremos hacer algunas consideraciones generales respecto al tema Rendición de Cuentas, porque esta es la instancia en la que el Poder Ejecutivo se presenta. El señor Ministro representa la globalidad; por eso iniciamos cada Rendición de Cuentas con su presencia.



Es probable que la dificultad que tenemos los Diputados para analizar las Rendiciones de Cuentas también nos genere problemas para preguntar, más cuando no sabemos nada de economía, como es nuestro caso.



En realidad, no tenemos por qué saber, sino lograr entender, y el Ministro es bastante explicativo y profundo en sus análisis, más allá de que, como docente, le recomendaría no usar tantas veces las palabras "nunca" y "siempre", porque son muy definitivas y, a veces, generan dudas cuando se afirman con tanta contundencia.



El proyecto de Rendición de Cuentas que preparó el Poder Ejecutivo –no hago responsable al Ministro, sino al Poder Ejecutivo- es un aquelarre.

Es un aquelarre, porque en algo ustedes han sido reiterativos y repetidores de lo que siempre pasó; en esto no son exclusivos, no es algo nuevo, sino que, por el contrario, repiten una misma lógica de décadas de presupuestos en los que las rendiciones de cuentas son una atropellada en una puerta chica. Se aprovecha esta instancia, que consta de treinta y nueve días -allí veo el cartelito, que nos indican cuántos días faltan-, para tratar 400 artículos de todos los Ministerios, que aprovechan a meter de todo: crean un jardín materno-infantil en el Ministerio de Salud Pública; asignan tres años de prisión a los que instalan parabólicas; adelantan las venias, se puede ascender aunque la venia no haya salido: "Mientras la venia demora, que asciendan al Comandante", dice el Ministerio de Defensa; cambian la Prefectura Nacional Naval y le dan otra característica; pagan el embalaje de los muebles a los embajadores, todo eso está en la Rendición de

Cuentas y todo esto tenemos que estudiar.

Además, todos nos llaman para preguntarnos, para pedirnos entrevistas; todos quieren decir lo que opinan de cada una de las áreas.



No es fácil discutir una Rendición de Cuentas. Si fuera sólo discutir los números que trae el Ministro -acá hay Diputados que tienen especialización en los temas económicos-, quizás sería más sencillo: mirar los números globales, el Presupuesto solicitado, el gasto, la inversión pública.



Pero no es fácil discutir una Rendición de Cuentas, y en eso han sido repetidores: repiten la misma historia de siempre. Hace dos años, dentro de la Rendición de Cuentas nos trajeron una reforma del Código de Minería y ahora nos traen una reforma de las Fuerzas Armadas: eliminan todas las áreas de la Armada, establecen un solo Comando, crean un cargo de Almirante. Yo tengo que estudiar todo eso en treinta y nueve días: mientras entiendo lo del gasto público, el incremento, los intereses de la deuda, además, tengo que ver si aquello es votable, porque capaz que lo voto en contra y debería votarlo a favor, como siempre hacemos, ya que gran parte del articulado se vota a favor.







Lamentablemente, en este sentido, el término "especialización" sigue siendo un gran déficit en la relación entre el Poder Ejecutivo y el Parlamento, que continúa sin crear una unidad especializada para hacer un análisis de los presupuestos.



Entonces, acá seguimos revolviéndonos como podemos para entender y trabajar con una Rendición de Cuentas que trae de todo.



Puse solo cuatro ejemplos emblemáticos, pero si me pusiera a leerlo, pondría veinte ejemplos de cosas insólitas que incluye



Seguro que la opinión pública juega, y nos ha puesto sobre la mesa algunos temas: la educación y la salud. Al respecto, comparto plenamente el enfoque del señor Diputado Posada en cuanto a atender a la calidad del gasto más que a la cantidad.



Nosotros mismos hemos dicho que en materia de cantidad del gasto el Gobierno del Frente Amplio, sin duda, ha elevado la nota muy alto para destinar recursos en términos reales, recursos concretos, al área de la educación, y digo esto como maestro; no soy economista. Ahora se está generando un debate en materia de educación, en el que hay básicamente dos actores: el Gobierno y los sindicatos. Pero hay un tercer actor que es invisible en la mesa y que tenemos que hacer visible, que es el resto de la gente, los padres de familia, que dicen: "Están discutiendo el presupuesto para la educación; están discutiendo sobre si $14.000 o $17.000 con veinte años de trabajo es bueno, poco o mucho para el sueldo de un maestro; si hay posibilidad de incrementarlo, y ¿los resultados?".



No le voy a pedir al Ministro de Economía que me explique resultados educativos, pero este es un componente que juega en la discusión presupuestal, si no, ¿cuándo lo hacemos? ¡Lo hacemos en el momento de pasar raya a la Rendición de Cuentas!



Además, está terminando el Período de un Gobierno que planteó la educación como un tema central. Este Gobierno y el anterior disfrutaron de una cosa -en este caso sí que podríamos asignar el término que le gusta al Ministro: la palabra "nunca"- que nunca había pasado, que no tiene registros históricos, y es que la oposición firme un acuerdo con el Gobierno. No había antecedentes de esto: nunca la oposición le firmó nada al Gobierno; nunca le puso por escrito que estaba de acuerdo con una política. Sin embargo, en el período pasado y en este sí ocurrió, y pasó con la educación, respecto a la cual los partidos le dijeron al Gobierno que estaban de acuerdo en una hoja de ruta.

Eso cayó, quedó por el camino; ahora, nos queda medir resultados, que sabemos cuáles son: los resultados son rendimientos, es decir, qué está pasando con nuestro sistema educativo, y creo que ahí tenemos un déficit. Esa es mi opinión, que seguramente es distinta a la del Gobierno o, por lo menos, tiene algún matiz, porque he escuchado a alguien del Gobierno decir que tenemos problemas serios en educación.

Lo mismo sucede con la salud. El Ministro hoy dijo que no sabían si antes se atendía en la salud. Es una consideración; puede ser que antes los servicios de salud pública tuvieran problemas. Ahora, más allá de la asignación del gasto en salud, podría decir que hoy tenemos también problemas en la salud, y no solamente en la salud pública, sino en la privada, en ese prestador privado que integra un Sistema Nacional Integrado de Salud, que en muchos

casos se ha desbordado.

No creo que los problemas de la salud estén sólo en los hospitales públicos; hoy, tenemos también problemas en los servicios privados, pero -ya lo discutiremos cuando venga el Ministro de Salud Pública con una diferencia: ¡qué difícil es saber si el Ministerio de Salud Pública evalúa las metas en los hospitales públicos! ¿Lo hace? Si no es así, decir que está funcionando todo mejor es una expresión política.



¿Y las metas dónde están? No hay metas en los hospitales públicos, porque el Ministerio de Salud Pública no los revisa; solo revisa los servicios privados: ahí sí establece metas, les hace inspecciones cada tres meses, les mide mortalidad infantil y les mide ¡todo! Ahora, en los hospitales públicos, ¿mide? No. Entonces, ¿dónde queda aquella historia de un Sistema Nacional Integrado de Salud, reasignación de recursos, dos prestadores -uno público y uno privado-, pero un sistema único?

¿Por qué los miramos distinto? La evaluación del Ministro en cuanto a que no se sabe si antes había prestación de salud en los hospitales, si se atendía o no se atendía, es muy parcial. Repito: me hago cargo de que en el pasado Uruguay tuviera problemas de salud, pero ahora también los tiene y es una discusión que no vamos a resolver, ya que el Ministro no podrá traer metas acá en materia de gestión de los hospitales públicos porque no las tienen, no las hacen, y queda todo en una expresión de política, de definición. Hago estos comentarios, porque me parece que es lo más importante.



Asimismo, el señor Ministro dijo que la mayor parte de la inversión pública no estaba en el Presupuesto, sino en otros lados, en otros organismos.

Siento que el brazo del Parlamento se va quedando cada vez más corto; cada vez llegamos menos. No tengo manera de conseguir información sobre todas las sociedades anónimas que preside el Presidente de Ancap ni de debatir al respecto acá, en el Parlamento; sin embargo, hay transferencia del organismo público a las sociedades anónimas.



Lo mismo pasa con Antel. El brazo del Parlamento se va achicando, cada vez alcanzamos menos, porque van creciendo esos sectores cuya inversión, como el Ministro dijo, no pasa por acá, sino que la maneja el Poder Ejecutivo.



Entonces, acá nos vamos a quedar discutiendo el embalaje de los muebles de los embajadores; eso va a cobrar cada vez más fuerza acá y el grueso de la inversión pública se va a discutir en otro lado, porque se discute fuera del Presupuesto.



Son comentarios de los que me hago cargo. Seguramente, habrá discrepancias, por eso no quería hacer preguntas, sino comentarios. Esta es la primera presentación que se hace de la Rendición de Cuentas y estos son los comentarios que tengo sobre el tema general de cómo discutimos este proyecto en el Parlamento.


 
Últimas Actuaciones












 
 
Recomienda esto

 
.: www.josecarlos.com.uy :. Web Oficial del Diputado José Carlos Cardoso del Partido Nacional por el Departamento de Rocha
Inicio | Biografía | Proyetos | Parlamento | Actuación | Escuhar Audiciones | Galería de Fotos | Artículos Periodísticos | Agrupación Lista 71 | Comunicados | |