Opina sobre este tema

Nombre
e-mail
Procedencia
Opinión o sugerencia

 
Rocha,

Intervención en Cámara - Educación y Evaluación

15/11/11

SEÑOR PRESIDENTE (Yanes).- Tiene la palabra el señor Diputado José Carlos Cardoso.

SEÑOR CARDOSO (don José Carlos).- Señor Presidente: el proyecto que estamos discutiendo, como dijo el señor Diputado Arregui comparto sus expresiones y la descripción que realizó de la historia de este proyecto , viene a dar satisfacción a un acuerdo alcanzado en enero del año pasado, en la multipartidaria convocada por el señor Presidente de la República y que trabajó en el área de la educación durante dos meses. En esa multipartidaria se elaboró un documento que tuvo amplio debate e, inclusive, cuestionamientos. Dicho documento fue acordado por los cuatro partidos políticos y plasma lo que nosotros entendemos debe pasar en materia de educación.

Entre los acuerdos alcanzados se encontraba, en primer lugar, el de poner en marcha lo que mandataba la ley, que es el Instituto Nacional de Evaluación Educativa. En esa ocasión, los partidos políticos acordaron que se necesitaba dar más amplitud a ese Consejo Directivo para otorgarle, obviamente, más garantías y pluralidad, que es lo que se busca con la ampliación de la estructura del Instituto Nacional de Evaluación Educativa.

Creo que es necesario aprovechar esta oportunidad, no solo para hablar de este acuerdo, sino también de lo que está aconteciendo en Uruguay con la educación. Creo que tenemos que hablar acerca de por qué existe la necesidad de tener un instituto de evaluación y qué concepción estamos teniendo de dicha evaluación. Alguien puede decir que Uruguay tiene estructurado su sistema educativo desde hace ciento treinta o ciento cuarenta años y preguntarse si recién ahora necesita tener una institución de evaluación. También puede preguntarse si no había existido esa necesidad antes de conformar una institución que se ocupe especialmente de la evaluación. Efectivamente, ahora aparece esta necesidad, y en los últimos tiempos se ha requerido con más notoriedad la necesidad de evaluar y medir las competencias del sistema educativo con respecto a sus alumnos. Ahora debemos saber en qué condiciones se verifica el aprendizaje y si hay aprendizaje de calidad.

Las evaluaciones internacionales a las que nos hemos sometido nos han dado un duro revés, porque han demostrado que el nivel educativo de Uruguay es muy bajo. Por lo tanto, nuestro tradicional sistema de autoevaluación, que es el que se ha utilizado históricamente los docentes evaluamos lo que hacemos, no necesariamente las competencias del alumno no puede seguir aplicándose cualquiera de los que nos está escuchando esta noche puede recordar qué hacíamos en el liceo, qué hacían nuestros profesores y qué hacen los maestros en materia de evaluación , y tanto es así que en materia de educación primaria este concepto también se ha modificado. En ese sentido, llegamos a discutir en Uruguay acerca de si era necesario hacer una medición de la evaluación por grado. Entonces, se planteó la pregunta de si había que hacer pasar al alumno por un proceso de medición de sus aprendizajes al final del primer año escolar. Por lo tanto, ¿qué es lo que tiene que saber el niño cuando termina primer año? ¿Tiene que saber leer o con silabear alcanza? ¿Tiene que saber hacer operaciones o con que apenas sume con los dedos alcanza? Además, cuando pasa de 2° a 3er. año de escuela, ¿tiene que haber dominado las operaciones y realizar una lectura corriente o no? Si miramos nuestro sistema educativo advertiremos que esto es lo que no tenemos y que sí tenemos dificultades en este sentido.

Como se sabe, el padre va a la escuela a fin de año para que le entreguen el carné de su hijo, que tiene una calificación pero, en realidad, ¿cuál es el contenido de la evaluación? ¿El padre sabe lo que tiene que esperar a fin de año de su hijo, y puede ir a la escuela a preguntar si aprendió o no a leer? ¿Esa era la tarea que tenía que hacer? ¿La cumplió? Lo que quiero decir es que hay una desconexión entre lo que el sistema evalúa, lo que los padres reclaman y lo que nosotros sabemos que debe acontecer al fin de un ciclo educativo. En realidad, de lo que se trata es de evaluar las competencias del alumno y de esta forma, implícitamente, nos evaluamos los docentes. Por tanto, si esas competencias son adecuadas, la labor docente habrá sido exitosa, por supuesto, en función de determinados parámetros para cada uno de los ciclos.

Nos aprestamos a construir un sistema de evaluación nacional que tiene a los actores dentro. Recuerdo haber hablado sobre esto con la Ministra de Educación y Cultura del período pasado cuando discutíamos la ley en la Comisión de Educación y Cultura. También recuerdo haberle dicho: "Nuestra intención hubiera sido que se fuera mucho más desafiante y que ni el CODICEN ni el Ministerio de Educación y Cultura integraran el Instituto Nacional de Evaluación Educativa". En realidad, hubiéramos querido eso, pero no lo planteamos porque solo estábamos debatiendo.

Lo que queríamos era que el Instituto Nacional de Evaluación Educativa fuera independiente del sistema para que no se realizara una autoevaluación. Quizás la ampliación de su estructura aumente el nivel de garantías a efectos de que no haya una especie de complacencia mutua para no mostrar tanto déficit, teniendo en cuenta que el sistema no es tan duro a la hora de evaluar.

Los sistemas de evaluación no recomiendan qué hacer. Imaginemos que el sistema de evaluación, por ejemplo, dirá: "En aritmética los niños han terminado con este nivel de aprendizaje, y es insuficiente", tal como nos manifiesta la encuesta PISA, que nos dice en la cara una cosa durísima que no nos gusta escuchar. Inclusive, nos midió en un período de cuatro años y vimos que retrocedimos, que fuimos para atrás; esas evaluaciones son durísimas y tienen costo político. El Gobierno de la educación tiene que pagar ese costo y preguntarse: "¿Que nos ha pasado? Estamos fallando, fracasando, cuando los niveles de competencia no mejoran o no aumentan".

Seguramente, esta nueva estructura va a ser cuestionada; ya lo ha sido. Los representantes de los gremios docentes dicen que la encuesta PISA es para el Primer Mundo. ¡Mirá si nos vamos a comparar con el Primer Mundo! Es mucho mejor compararnos con el Tercer Mundo, y si fuera con el Cuarto, mejor, porque seríamos los mejores. Esto lo tuvimos que escuchar en el Uruguay de hoy; tuvimos que escuchar que el sistema de evaluación internacional que realiza PISA es para los países del Primer Mundo, y que nosotros no debemos compararnos con ellos.

Creo que este sistema va a ser resistido, tal como lo están siendo muchas cosas en estos días; todos lo vemos. Adviertan lo que apareció hoy en la tapa de todos los diarios; allí dice que el Consejo de Educación Secundaria resiste, no un cambio, sino una experiencia piloto voluntaria; piloto y voluntaria, porque su origen parece ser político. Entonces, la resiste porque hay intervención. Estamos hablando de una experiencia piloto y voluntaria que deberán realizar veinte liceos, pero ellos son los que deberán decidir si quieren participar de esa experiencia educativa. En realidad, el Consejo de Educación Secundaria, enfrentando al CODICEN, se opone a la realización de un ensayo podríamos llamarlo así en términos vulgares , a poner en marcha una experiencia piloto para ver si los liceos pueden mejorar en algo su funcionamiento. Reitero que se trata de una opción voluntaria y que el Director del liceo es quien debe decir que quiere llevar adelante dicha experiencia.

El conservadurismo es brutal; estamos siendo presa del conservadurismo, de una cosa vetusta en la que se mira al pasado y se niega el futuro, se mira hacia atrás y se habla de conceptos perdidos, de una sociedad que no tenemos. Además, cada vez que se habla de cambios se acusa al sistema político, que cada vez tiene una mochila más liviana en materia de educación. Estoy convencido de que una de las primeras cosas que tenemos que decir desde la política es que todos los acuerdos que hagamos en materia de educación son relativos porque las corporaciones señalan que desde lo político no puede haber interferencia en materia de educación. En realidad, no estamos corriendo en una autonomía; estamos caminando rumbo a una autarquía, en la que el sistema educativo y nosotros no tendremos nada que ver.

Esta es una tímida reforma, aunque creo que muy importante. Sin embargo, si uno la mira en el contexto de la estructura de la ANEP, puede advertir que es una tímida reforma: simplemente pone en marcha una institución nacional que avance en procesos de evaluación, de medición de competencias y que pueda, en algún momento, establecer, por ejemplo, los perfiles de salida de los que se habla en determinadas instituciones. Me refiero a lo que se debe llegar al final de un ciclo escolar y de un ciclo medio en materia de conocimientos y a qué se debe llegar al terminar el Bachillerato, es decir, las competencias que se deben adquirir. Esa medición, que siempre es dura y difícil, cuando no es complaciente nos tiene que indicar cambios de rumbo, no porque el Instituto de Evaluación lo aconseje, sino porque el Instituto de Evaluación informa, transparenta y muestra el sistema tal cual es para que pueda corregirse, cambiarse y modificarse.

Nosotros somos eternos optimistas, aunque la realidad es durísima para serlo. Hoy estamos viendo en el país el desorden de la Administración Pública y el caos imperante. ¡Imaginen cómo se refleja esto hacia abajo! Piensen en lo que puede estar imaginando un Director de un liceo del interior del país, que en la tapa de los diarios ve a sus autoridades enfrentadas y que una resolución del CODICEN no es aplicada por Secundaria. ¿Qué puede esperar el Director de un liceo? ¿Qué puede estar imaginando? Debe pensar que el sistema está fuera de control. ¿Alguien se hará cargo? ¿Alguien volverá a poner las cosas en su lugar?

¡No nos hagamos los tontos! Esto no es una cuestión menor, no es un episodio común, sino que es algo relevante para un sistema tan grande y tan complejo como el sistema educativo de la ANEP, que hoy no tiene determinado claramente un liderazgo, no tiene determinadas claramente las autoridades y no reconoce la legitimidad de las decisiones. Lo que Secundaria hizo fue no reconocer la legítima decisión del CODICEN que en una Resolución de sus autoridades, con total competencia para lo que están haciendo, adoptó una determinación que luego no fue reflejada.

Supongo que no nos pasará algo parecido con este sistema de evaluación y que en algún momento nos enteraremos que no es bien visto por el sistema educativo, o que alguien considera que el sistema de evaluación debería ser otro, que no debería estar sometido a un organismo que evalúe todas sus competencias.

Participé de los acuerdos y creo que esto está bien. La modificación que se está planteando a la futura institución, que recién se está poniendo en marcha, es correcta. Como dijo el señor Diputado Arregui, los recursos están. Este organismo tendrá recursos por varios años ya están votados para llevar a cabo estos planes, de manera que se contará con dinero, como hoy se tiene en el sistema educativo. Felizmente, los problemas que tenemos en la actualidad no son de recursos. Eso es bueno y hay que reconocerlo. Hay una dotación de recursos muy importante, pero estamos teniendo otro tipo de problemas que, para bien del país, esperamos que no se den en esta estructura del sistema de evaluación educativa.

Muchas gracias, Presidente.





SEÑOR CARDOSO (don José Carlos).- Pido la palabra para una aclaración.

SEÑOR PRESIDENTE (Yanes).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR CARDOSO (don José Carlos).- Señor Presidente: quiero complementar parte de mi intervención.

Debo dejar constancia que la creación del Instituto Nacional de Evaluación Educativa es una construcción política presentada mucho antes que la Ley de Educación. En el Parlamento hay un proyecto de ley presentado por el Partido Nacional muy anterior al debate de la Ley de Educación que apuntaba a la creación de un instituto de evaluación.

Expreso esto solamente como constancia política.

Muchas gracias, señor Presidente.


 
Últimas Actuaciones












 
 
Recomienda esto

 
.: www.josecarlos.com.uy :. Web Oficial del Diputado José Carlos Cardoso del Partido Nacional por el Departamento de Rocha
Inicio | Biografía | Proyetos | Parlamento | Actuación | Escuhar Audiciones | Galería de Fotos | Artículos Periodísticos | Agrupación Lista 71 | Comunicados | |