Opina sobre este tema

Nombre
e-mail
Procedencia
Opinión o sugerencia

 
Rocha,

INAU

31/05/2011

SEÑOR CARDOSO (don José Carlos).- Señor Presidente: sin duda, el asunto que la Cámara está tratando hoy es de larga data en la vida institucional del país. Es un viejo problema que hemos sobrellevado y, que con el paso del tiempo, lejos de menguar o de amainar, se ha ido incrementando.

Con el INAU hemos pasado por distintas etapas y formulaciones a la hora de atender a los recientemente denominados menores infractores, antes se les llamaba delincuentes juveniles.

El INAU es una institución que ha cargado como estigma su imposibilidad de administrar eficientemente este servicio. Si algo está claro en el país es que lo que no sabe hacer el INAU es esto: atender a los menores infractores y a los menores privados de libertad. Si algo hace mal, reiteradamente, es esto, es decir, atender a los menores con problemas.

(Ocupa la Presidencia el señor Representante Ibarra)

——El INAU ha cargado con esto como un estigma. Tiene un sello en su frente y basta que uno mencione la palabra INAU ahora, INAME y Consejo del Niño antes, para que todo el mundo asocie a una institución con jóvenes que se fugan, que cometen delitos, con corruptelas entre los funcionarios, que se fugan con ayuda de estos, que los maltratan, que entran y que salen.

En realidad, el INAU es una institución formidable del país, con una capacidad de gestión estupenda, que atiende a sesenta mil niños en el régimen de amparo. Los señores legisladores podrían hacer la prueba de decir a alguien que mande a su hijo al INAU y verán que la gente dice que no, que al INAU no. Sin embargo, miles de uruguayos mandan a sus hijos al INAU cuando los envían a un CAIF, porque el CAIF es INAU.

El INAU tiene una cantidad de estrategias de una enorme eficacia: las casas cunas, las guarderías, los merenderos, los hogares sustitutos. Son sesenta mil niños atendidos con eficacia, en silencio. Nadie sabe cómo esos niños son incorporados a la sociedad. Están bien alimentados y bien atendidos. Las madres solteras, las madres que trabajan, y las madres solas envían sus hijos al INAU. Pero resulta que el INAU tiene a estos setecientos jóvenes infractores, con quienes reitero y subrayo: no sabe qué hacer, no los sabe atender.

Veamos el paso reciente: Carlos Elías Uriarte, un especialista en derecho criminal, un teórico, un catedrático, que pasó por la Dirección de esta área del INAU, y no anduvo; terminó en medio de un desastre. Otro ejemplo: el cura Mateo, con una gran predisposición, hasta espiritual, para acercarse a esta estrategia, fracasó, se tuvo que ir. Jouroff, una carta fuerte que puso el Gobierno ahí por ser un hombre que conocía la cuestión, fue destituido.

Le hemos cambiado de nombre: el INTERJ, ahora el SEMEJI. Cambiamos de nombre, cambiamos de Director y el problema es igual: todo funciona igual, es decir mal, definitivamente mal.

Hace mucho tiempo que venimos imaginando que una solución era dejar hacer al INAU lo que sabe hacer bien. El INAU tiene un presupuesto equivalente al doble del Poder Legislativo, es decir una fuerte asignación presupuestal. Quiere decir que solo el INAU gasta dos veces lo que gasta un Poder del Estado. Queremos que siga haciendo lo que hace bien, con eficacia y saquémoslo de la página policial de los diarios y del área policial de los informativos de televisión. Queremos que siga siendo una institución que se ocupa de los menores, y ahora más todavía, porque por los acuerdos multipartidarios mencionados esta tarde, por ejemplo, el INAU tendrá más de cuatrocientos CAIF en todo el país al final del Período. ¡Vaya tarea! ¡Y vaya tarea relevante para cubrir al 100% de los niños de entre 0 y 3 años, que deben estar atendidos en una institución; no puede haber ningún niño de esa franja que no tenga una alimentación y una atención adecuadas. Este es el INAU que todos queremos, al que le reconocemos su tarea. Pero la sociedad no identifica a ese INAU; no se lo ve. Lo que se ve es esta área, la de atender a los menores infractores: trescientos y pico con privación de libertad, trescientos y pico ambulatorios. En total, unos setecientos jóvenes. Ahí está la madre de todos los problemas.

¿Qué imaginábamos? Que el INAU, que es incompetente para resolver en esta área, se desprendiera en forma definitiva de ella, no tuviera más nada que ver, y que crearíamos una institución absolutamente independiente, no con funcionarios elegidos por el sindicato del INAU, no con funcionarios que tienen los mismos vicios de trabajar con estos menores a los que terminan ofreciéndoles como hemos visto las sierras para cortar las rejas, sino algo nuevo, fresco, con funcionarios provenientes de otras áreas de actividad, y que naciera como institución absolutamente nueva. Esto no es lo que vamos a votar. Lamentablemente, esto es medio punto; es echar agua al vino. No creamos la institución; la vamos a crear, entonces digámoslo a la opinión pública. Yo no tengo la certeza de que esta institución funcione. Cuando sea totalmente independiente, cuando pueda nombrar a sus funcionarios, cuando los funcionarios sean designados por su capacitación especial para atender a estos jóvenes, cuando sean seleccionados para eso, cuando tengamos una estructura con esas características, entonces ahí empezaremos a creer que la institución resolverá el problema.

SEÑOR CARDOSO (don José Carlos).- Señor Presidente: comprendo perfectamente lo expresado por el señor Diputado Posada, y entiendo las características del cambio acordado y lo que dice el proyecto de ley porque lo leí.

De lo que estoy hablando es del tiempo que hace que estamos trabajando en la construcción de una nueva institución; recién ahora vamos a iniciar un proceso que nos dejará una institución independiente dentro de dos años. ¿Cuánto tiempo ha pasado inclusive tuve en cuenta el proceso y las modificaciones dentro del INAU por no comprender la necesidad de quitar definitivamente del INAU la responsabilidad de los menores infractores? Por eso reafirmé tanto en mi intervención lo bueno que hace el INAU con respecto a los menores que no son infractores. El proceso nos ha llevado años de dudas de quienes creían que eso se arreglaría cambiando al Director, modificando el funcionamiento de las dependencias del INAU. Recién ahora vamos a empezar un proceso que nos llevará dos años. Esta es la verdad. Las respuestas no van a ser inmediatas y todavía deberá enfrentarse a nuevos desafíos, porque a veces cuando uno habla de una institución puede confundirla con una organización única, pero esta seguramente tendrá múltiples servicios. Nadie imagina que los trescientos jóvenes van a estar juntos, porque entonces estaríamos hablando de otras características. Pero eso será competencia de quienes estén al frente de este tránsito que vamos a vivir en un proceso de dos años. Creo que avanzamos; habríamos avanzado más si hubiéramos definido este cambio hace tiempo y salido de las dudas a las que hemos estado sometidos. Recordemos el tránsito de la Legislatura pasada; recordemos todo lo que pasó durante los últimos cinco años en materia de Administración. ¡Patético fue lo que pasó! Terminamos viendo aquí en "Power Point" todo el funcionamiento del INAU en esta área. ¿O ya nos olvidamos? Sin embargo, no había confianza en que el cambio había que hacerlo. Por supuesto, ahora hemos logrado alcanzar el objetivo. Estamos en camino de alcanzarlo; todavía no lo hemos logrado y habrá que ver si este proceso desemboca bien, porque finalmente las normas son las normas y lo que importa es la gestión. Hay que ver después a esa institución desconcentrada trabajando y gestionando; hay que ver cómo funciona, porque de la gestión definitivamente depende el éxito de la tarea, y no solamente de las normas. Parece que aquí las normas están en el camino correcto. Veremos si la gestión finalmente logra una institución que se ocupe de estos setecientos jóvenes. Todos estamos cabalmente convencidos de que necesitamos recuperarlos; la experiencia universal demuestra que se recuperan, que no son irrecuperables, que vuelven a tener una vida normal, que conforman una familia, que consiguen trabajo, que son reeducados. Hay éxito en esa tarea; lo que hay que tener es un sistema. No hemos tenido el sistema y perdimos demasiado tiempo. Yo creo que perdimos mucho tiempo solamente por algunas formas de ver esta realidad que obviamente nosotros no compartimos y porque el Gobierno nos tuvo durante mucho tiempo en una posición muy ambivalente.

Era cuanto quería decir.


 
Últimas Actuaciones












 
 
Recomienda esto

 
.: www.josecarlos.com.uy :. Web Oficial del Diputado José Carlos Cardoso del Partido Nacional por el Departamento de Rocha
Inicio | Biografía | Proyetos | Parlamento | Actuación | Escuhar Audiciones | Galería de Fotos | Artículos Periodísticos | Agrupación Lista 71 | Comunicados | |