Opina sobre este tema

Nombre
e-mail
Procedencia
Opinión o sugerencia

 
Rocha,

Intervención en Cámara - Impuesto a la Concentración a la Tierra

16/11/2011

IMPUESTO A LA CONCENTRACIÓN DE LA TIERRA, EXPRESIONES DEL DIPUTADO JOSÉ CARLOS CARDOSO DURANTE LA DISUCUSIÓN EN LA CÁMARA DE REPRESENTANTES



SEÑOR CARDOSO (don José Carlos).- Señora Presidenta: el impuesto que empezamos a discutir y que acaba de ser fundamentado por el partido que ostenta la mayoría es, como definimos en nuestro informe, errático, ineficaz para los fines que se propone, y además está fuera de tiempo.

El miembro informante en mayoría decía hace un minuto, recordando la larga historia del Partido Nacional y de Wilson Ferreira Aldunate respecto de los temas de la agropecuaria nacional, que el país ha dado batallas contra la concentración, y al parecer, de acuerdo con ese fundamento, estamos ante una nueva o el reinicio de una nueva batalla contra el fenómeno de la concentración de la tierra, que analizaremos más adelante.

Este Partido que gobierna hoy y este Gobierno se sentaron en enero con la empresa que más ha concentrado tierras en la historia de Uruguay, para firmar un convenio por el cual esa empresa no pagará impuestos y a través del cual, además, si este Parlamento modificara un ápice del sistema impositivo, tendrá todo el derecho de convocar al Gobierno una vez más para modificar las reglas de juego previstas en ese convenio. Este Gobierno y este Partido, que hoy nos dice que viene a dar una batalla contra la concentración, es el mismo que hace siete meses se sentó con la única empresa que administra 250.000 hectáreas en propiedad en el Uruguay, siendo el más grande propietario que, además, es el mayor beneficiado que existe hoy en el país en materia impositiva.

Por lo tanto, tenemos que dejar el palabrerío e ir a la realidad, que es bastante más distinta de lo que muchas veces expresamos en los debates parlamentarios tratando de defender posiciones.

En las últimas semanas hemos dicho públicamente que este es un impuesto ideológico, que tiene una matriz ideológica, que responde a una concepción del Frente Amplio que gobierna hoy, que modifica la estructura impositiva que impulsó la otra parte del Frente Amplio, que gobernó en el período pasado, y lo hace apoyándose en una vieja causa ideológica vinculada a la tierra, cuyo origen está en el movimiento tupamaro de la década del sesenta. Basta revisar documentos vinculados con la concepción de la tierra que se levantaron en la década del sesenta en Uruguay, mirando lo que pasaba en el mapa latinoamericano, lo que acontecía con la pobreza rural, con la pobreza de los pequeños productores y campesinos de la mayoría de los países de América Latina, que no tenía un correlato en Uruguay. Nuestro país nunca se pareció en estos aspectos al resto de América Latina. No se puede comparar la estructura del campo uruguayo a la de Bolivia, Ecuador, República Dominicana, El Salvador o a la de Guatemala, ni tampoco a la de México, fruto de una revolución que subdividió la tierra hasta el grado de transformar al país en el más ineficiente en materia de producción.

Esta concepción ideológica, que no necesito desarrollar porque conocemos, es la que pone en marcha un fundamento para aplicar un impuesto que no tiene una explicación seria. No se puede explicar sensatamente este impuesto, y paso a aclarar.

En 2007, la izquierda en el Gobierno, patrocina una modificación sustancial del sistema impositivo nacional y promueve una reforma global, completa, de nuestro sistema impositivo e incorporamos el Impuesto a la Renta como la matriz del sistema impositivo. Muchos legisladores presentes votaron esa reforma; algunos de los que están defendiendo este cambio, votaron aquella reforma en 2007, que conceptualmente era contraria a lo que se está haciendo hoy. Recordemos los esfuerzos del entonces Ministro de Economía y Finanzas, contador Astori, para defender la reforma tributaria señalando que teníamos que apuntar a un impuesto a la renta y, por tanto, ir perdiendo los impuestos que se aplicaban, en este caso, a la propiedad. Entonces, ¿por qué en 2007 el Frente Amplio votó la eliminación del Impuesto al Patrimonio? ¿Por qué retrocedimos en los impuestos fijos y solo mantuvimos el Impuesto al Patrimonio a las Sociedades Anónimas que tuvieran propiedades agropecuarias? Porque se dejaba de gravar el activo y se iba a buscar los recursos en la renta. Este impuesto va exactamente en sentido contrario. Se recupera la idea de que lo que hay que gravar, en este caso, es el activo fijo.

Es decir, como bien manifestó un Senador del Frente Amplio hace dos semanas, estamos en la reforma de las reformas. Este Gobierno del Frente Amplio comenzó a reformar al anterior Gobierno del Frente Amplio, y este es un cambio no menor, relevante respecto de la reforma tributaria.

Recordemos los largos discursos respecto de las rentas afectadas, que era una desviación creer que un impuesto "a" debía votarse para resolver un problema "be", que esa conexión de un impuesto con su destino tenía que eliminarse. ¡No podemos tener tan poca memoria!; ¿solo yo me acuerdo de eso? Fue tan así al grado que se puso en duda el Impuesto de Primaria porque es un impuesto que se cobra a la propiedad urbana con destino al comedor escolar. Los discursos del señor Ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, fueron agotadores durante un año contra este sistema de rentas afectadas.

¿Y qué trae hoy el Frente Amplio al Parlamento? ¡Una renta afectada! Se cobra un impuesto nuevo para resolver un problema de caminería. ¿Esto no se advierte? ¿No es contradictorio? ¿Alguien va a explicar esta contradicción? ¿Fue aquello un error o es este un error? Lo digo porque son cosas absolutamente contradictorias.

Esto es el Frente Amplio contra el Frente Amplio en materia impositiva. Es notorio que la actual conducción política del Gobierno que en términos económicos se traduce en una administración bicéfala: un eje lo conduce el Ministro Lorenzo y el otro el Director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, economista Frugoni se refleja en el debate político e impacta en los proyectos de ley, en este caso, en el debate impositivo.

Si el Partido que gobierna tiene esas incertidumbres, ¿cuántas tendrán empresarios, trabajadores e inversores? ¿Qué puede esperarse de aquí en más? ¿Cuáles serán los otros cambios? ¿Qué otras afectaciones contradictorias volverán a presentarse? No lo sabemos; se abre un marco de incertidumbre, y eso es obvio.

El señor Ministro Brenta se asombraba de que los empresarios hayan dejado de creer al Gobierno, al Presidente Mujica, y de que de un nivel de aprobación superior al 40% se cayera a menos del 20%. ¿De qué se asombra el señor Ministro? Estas señales obviamente son tan erráticas que generan efectos en los sectores empresariales, que no saben bien cuál es el rumbo que el Gobierno va a adoptar. Mejor dicho: no saben bien cuál de las dos pujas internas de la izquierda, la que conducen uno u otros, logrará prosperar.

Decía el señor Diputado Mujica recién: "Dimos una batalla y la ganamos". Sí, la ganaron adentro, pero a otros, de adentro; dieron una batalla interna en el Gobierno y unos vencieron a otros. Esa fue la verdadera batalla; no fue con nosotros.

Nosotros tratamos de mantener una discusión racional respecto de un impuesto; al principio queríamos saber de qué se trataba y por supuesto debatir la situación estructural del campo uruguayo, los niveles de concentración de la tierra, no con el preconcepto de que la concentración "per se" es mala. Hoy el señor Diputado mencionó la intervención del grupo económico finlandés-chileno que visitó la Comisión, que es el mayor propietario de tierras en Uruguay, y si se lee la versión taquigráfica se podrá ver que también dijo y allí consta que un proyecto productivo de esas características solo se sostiene si va acompañado de un proceso de concentración de la tierra. No se puede acompañar un proceso de producción de pasta de celulosa e incentivarlo sin, a su vez, darle la mano a la concentración. Y aquí hay una nueva contradicción. En el Uruguay de hoy no se puede seguir adelante con la producción de pasta de celulosa sin permitir fuertes procesos de concentración de la tierra. Los dos más grandes propietarios de tierras en el Uruguay son los que llevan adelante proyectos forestales vinculados a la pasta de celulosa.

Además, si decimos a la opinión pública que estamos discutiendo la concentración, ¿le podemos decir que esto involucra a los que concentran más de 100.000 hectáreas bajo el régimen de tenencia? No de propiedad, ¿de tenencia? Tener la tierra y administrarla con contratos de mediano plazo, ¿está incluido acá? No; no están incluidos. Y ese fenómeno se está dando hoy y lo estamos viendo, básicamente, en el sector agrícola. Empresas argentinas de este sector administran decenas y decenas de miles de hectáreas que son de propietarios medios del campo uruguayo, quienes hacen contratos con esas empresas. ¿Y la tenencia?

Se ha tratado de explicar el fenómeno de la concentración apelando a la literatura internacional. Ayer preguntamos al Ministro interino de Ganadería, Agricultura y Pesca qué estudios había realizado el Ministerio. Y hasta ahora por lo menos hasta esta hora , ¿qué números hemos escuchado? ¿Cuántos productores tenemos? "Ya se va a saber, cuando termine el censo". ¿Cómo está concentrada la tierra? "Ya lo vamos a tener; dentro de poco se va a saber". ¿Cuál es el dato numérico específico y qué estudios concretos se realizaron sobre la realidad uruguaya, sin apelar a la literatura internacional, que también conocemos, sino a la uruguaya, a la concreta? ¿En qué situación estamos? No lo sabemos. Tampoco se necesitó para elaborar este impuesto porque este no viene a responder a una realidad del país, sino a una vocación política de gravar algo que en el lenguaje político tiene mucha fuerza, que es la tierra, que está vinculada a los términos "latifundio" y "oligarquía" y a la expresión "oligarquía ganadera".

Los efectos de la concentración y de la especulación, ¿el Gobierno los persigue de igual manera, a todos y en todos lados? ¡No! Si un productor que tiene más de dos mil hectáreas y un campo que vale US$ 5:000.000 se refugiara en los activos, en títulos de deuda pública, ¿cuántos impuestos pagaría? Ninguno; cero. Está exonerado; la especulación está exonerada. Es decir que se puede retirar perfectamente del sector agropecuario y alojar los recursos en otro lado. Y si esos US$ 5:000.000 fueran una propiedad el señor Diputado Gandini lo mencionó en la Comisión , un edificio en Punta del Este, ¿cuánto se pagaría? Nada; solo la Contribución Inmobiliaria y el impuesto a los alquileres. ¿Y por qué al campo se le cobra? ¿Por qué esa diferencia? No tiene un fundamento lógico teniendo en cuenta que el campo es, en todo caso, una herramienta de producción, lo que es claramente entendible.

Aquí se nos desafía a discutir y a aprobar una modificación del IRAE al sector agropecuario. ¡Pues bienvenida sea esa discusión! Consultamos al señor Ministro de Economía y Finanzas acerca de si un impuesto de estas características podía ser deducido de un incremento del IRAE, es decir, si un productor que va a ser gravado con este nuevo impuesto, si incrementa su producción y aumenta lo que paga por IRAE, podía deducirlo y la respuesta fue que no. Es decir que se trata de un impuesto regresista; el productor que avance en su producción pagará de la misma manera que el que no aumente su productividad o deje de producir. En realidad no es un impuesto que premie la productividad, sino que es absolutamente fijo.

También se habló aquí de Montes del Plata. La empresa ya sabe lo que va a pagar; lo escuchamos recién. Va a pagar aproximadamente US$ 4:000.000. ¿Ustedes creen que eso va a lastimar se dijo recién , va a afectar a la empresa, que tiene niveles de facturación del orden de los US$ 800:000.000 anuales? No; yo creo que no. Tampoco tengo la certeza de que esta empresa le vaya a cuestionar al Gobierno este impuesto. Capaz que lo paga y no le dice nada.

Entonces, ¿cómo se puede decir eso y, a la vez, decir que este impuesto va contra la concentración? Si no lastima al que concentra, ¿cómo va contra la concentración? Esto consolida la concentración; ¡ayuda a concentrar!; ¡legitima el proceso de concentración! Ese planteo es absolutamente contradictorio. Si las empresas como Montes del Plata lo van a pagar y hasta capaz que ni protestan, ¿cómo se puede decir que esto desestimula la concentración? ¡Esto estimula la concentración! ¿O acaso Montes del Plata va a vender tierra para no pagar el impuesto? No. Es probable que compre más, es probable que siga concentrando.

Entonces, el propósito de este impuesto, que es el desestímulo, el castigo o la penalización para que no haya concentración de tierras, creo que no se va a lograr. ¿Cómo se puede decir que esto va a evitar la concentración? Definitivamente, ¡no! Este impuesto no combate la concentración, y a partir de su vigencia no aparecerán centenares de uruguayos comprando tierras a aquellos que se van a desprender de ellas. Eso es mágico; eso funciona en la cabeza de alguien, no en la realidad. Eso no va a pasar.

Además se vincula a este impuesto directamente a la solución de un problema. Escuché hablar al Presidente de la República, con esa actitud tan típica de sus declaraciones, quien dijo: "Bueno, los que tienen más que nos ayuden un poco porque así arreglamos los caminos. Que pongan unos pesitos y nosotros arreglamos los caminos". ¿Cuántos pesitos? ¿Cuánto se supone que recaudará este impuesto? US$ 60:000.000, aproximadamente, porque el número exacto no está, ¿eh? No hay ninguna progresión económica presentada en la Comisión de Hacienda que establezca claramente cuánto se va a recaudar. No se sabe. Cuando conozcamos los datos relativos al campo uruguayo recién ahí vamos a saber cuánto se recauda. Pero más o menos el Gobierno te tira un número: unos US$ 60:000.000, que es lo que hace falta para reparar la caminería. Sin embargo, el Parlamento sabe que el Ministro de Transporte y Obras Públicas devolvió US$ 70:000.000 del último año, del área de la vialidad. Es decir que necesidades financieras y económicas no tienen. Vienen a buscar US$ 60:000.000 para caminería y el mismo año que crean el impuesto, el Ministro Pintado devuelve US$ 70:000.000 que no pudo ejecutar en caminería. Entonces, ¿es una necesidad económica para la reparación de la caminería? No, si esa plata la devolvieron, no es una necesidad económica. Quizás lo hicieron por ineficacia o por falta de gestión; se pueden dar muchos argumentos pero, efectivamente, podemos decir que no es un tema de plata.

Por tanto, no se afecta la concentración ni es un tema de recursos. Entonces, ¿cuál es la matriz, el origen que promueve un debate de estas características? Desde nuestro punto de vista este debate es absolutamente político e ideológico; es un saludo a los sectores que han acompañado a parte del Gobierno históricamente: "Algo hicimos por la tierra. Nacimos en un movimiento que se identificaba "Por la tierra y con Sendic", y algo hicimos: le aplicamos un impuesto, errático e ineficaz, pero algo hicimos". Impacto sobre la realidad del Uruguay: ninguno. Los fundamentos que se fueron a buscar a la década del sesenta no se corrigen con esta política.

Además, como si faltaran contradicciones, este Gobierno que construye un discurso contra la concentración, aduciendo que afecta a la estructura productiva del país, nomina como Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca a un hijo del agronegocio, a uno de los principales productores agrícolas del Uruguay, que ha hecho funcionar muy bien el proceso de acumulación de tierras, entendiendo que es un sistema eficaz para mejorar la rentabilidad de los predios. |¿O acaso el Ministro Aguerre no proviene de esos sectores? Tanto proviene de ellos, tanta convicción tiene respecto a esa forma de explotación agropecuaria, que nunca llegó a la Comisión. Nunca vino a la Comisión. Durante un mes y medio intentamos que el Ministro hiciera un minuto en su agenda, pero no tuvo una hora y media o dos es lo máximo que está un Ministro en una Comisión para venir a explicarnos este impuesto. No es que no tenga lugar en la agenda. ¡Por favor! ¡Cómo no va a tener lugar en la agenda! Le sobraba lugar en la agenda. Lo que le faltó fueron argumentos para explicar algo en lo que no cree. Obviamente que no cree. No sé qué hará cuando vuelva y lea la versión taquigráfica de la última sesión de la Comisión en que el Ministro interino dijo que esta era la posición del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca. Es decir que el Ministro Aguerre está solo, absolutamente solo; porque el Ministerio se representó en la última sesión de la Comisión y su voz fue la del Subsecretario Daniel Garín que señaló en múltiples oportunidades revisen la versión taquigráfica que su exposición era la posición institucional del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca. A este grado llegó la contradicción de presentar un impuesto que no logra resolver lo que se propone, que es evitar la concentración. Creemos que, por el contrario, la consolida. Además, no se sabe con exactitud cuánto recaudará y, al mismo tiempo, utilizará un procedimiento oblicuo para la distribución de esos recursos al grado que la Cátedra que nos asesoró en la Comisión tiene severas dudas acerca de la estructura de funcionamiento del impuesto.

Se decía aquí que algunos departamentos pagarán en beneficio de otros, y es verdad. Este impuesto no se va a pagar en todo el país. No se va a pagar en San José; no se va a pagar en Canelones; obviamente, no se va a pagar en Montevideo; poco se va a pagar en Maldonado. Este impuesto se va a pagar en ocho o nueve departamentos que son lo que tienen explotación extensiva. Y más se va a pagar en aquellos departamentos que tienen amplias extensiones de territorio destinadas a la ganadería de recría. Esos sectores que siempre han tenido dificultades y para quienes siempre se han buscado alternativas en momentos de crisis, sin duda, van a ser los primeros anotados a la hora de pagar este impuesto. Veremos los resultados de este impuesto de diseño bastante complejo, del que sabemos muy poco, que no tiene fundamento numérico ninguno, sobre el que no hay estudios concretos y de detalle de ninguna naturaleza, pero que viene a responder a ese llamado político de avanzar en algo respecto a la tierra y que llene una expectativa pero que no resuelva ningún problema.

El Partido Nacional analizó este impuesto en detalle y llegamos a imaginar en algún momento que podríamos encontrar alguna fórmula, si efectivamente lo que se estaba buscando era una solución a la caminería del Uruguay profundo, la más alejada. Eso nos preocupa y sabemos que hay un problema. Tenemos claramente identificado, por lo que dicen todos los Intendentes del país, que hay un problema en la caminería. Ese problema lo debemos resolver por una vía que no afecte la producción, que sea complementaria y tenga algunos aspectos de solidaridad, que siempre debe haber. No se debe tratar de dar respuestas con frases hechas. Muchas veces hemos escuchado decir: "Que la caminería la pague el que rompe. El que rompe, paga". Entonces, le cobran al camión. Y como lo que ahora está rompiendo más es la forestación, que sea esta la que pague. Pero cuando se comienza a analizar con cuidado los detalles del transporte en el Uruguay, aparecen nuevos problemas. No va a ser fácil estructurar una recaudación adicional para el mantenimiento de la caminería y mucho menos apoyada en el transporte de lo producido por el sector agropecuario. Cuando en la ruta nos cruzamos con un camión cargado de madera, ¿cuánto lleva? ¿Se han hecho esa pregunta? Lleva $ 30.000. Y cuando se cruzan con un camión con vacas, ¿cuánto lleva? Lleva $ 300.000. ¿Y cuál es el que más rompe? El que lleva menos. De manera que este es un cuello de botella. ¿Es por el sistema de la tasa que lo vamos a resolver? ¿Es aplicando la tasa al que más rompe? Esas son frases fáciles de decir. Escuché al Director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto decir que tiene que pagar el que más rompe, que es la forestación. ¿Soporta el camión de la forestación pagar una tasa cuando lo que lleva es de tan poco valor? Ahí tenemos un problema.

Esa mirada del problema a fin de encontrar una solución determinó que en el Partido Nacional lo analizáramos con mucho detenimiento y cuidado. No hubo una oposición frontal a la presentación del proyecto. Dijimos: "Bueno, si se está buscando una solución a un problema, veamos de qué se trata". Si es por la vía impositiva, lo analizamos, porque somos un partido serio y con convicción de lo que se debe hacer cuando se gobierna, que es resolver los problemas. Pero esta solución, definitivamente, no es respuesta al problema. Y en esto, reitero, lo que encontramos es una solución de estricto debate político, sin que a cambio demos una respuesta concreta al problema de la concentración de la tierra ni al de la caminería.

Era cuanto quería decir, señora Presidenta.

(Apoyados)



SEÑOR CARDOSO (don José Carlos).- Pido la palabra para una aclaración.

SEÑORA PRESIDENTA (Tourné).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR CARDOSO (don José Carlos).- Señora Presidenta: el Diputado preopinante hizo mención a un recorte de la inversión del Ministerio de Transporte y Obras Públicas, seguramente, interpretando que cuando dijimos que esa Cartera no había utilizado fondos que tenía disponibles para la caminería rural nos referíamos al recorte al que se la sometió en la discusión parlamentaria, pero no es sobre eso que estábamos hablando. Nos referíamos a la Rendición de Cuentas y a los recursos no gastados y disponibles que tenía el Ministerio de Transporte y Obras Públicas para la caminería rural. A eso es, efectivamente, a lo que hacíamos referencia. Esos recursos estaban, fueron votados por el Parlamento, no fueron ejecutados y su destino era la vialidad.

Con respecto al tema ideológico advierto que se insiste con la cuestión de la ideología , participo de que los debates ideológicos son muy interesantes; hicimos mención a que el origen de un debate de las características del que estamos dando ahora tiene más vínculos con lo ideológico que con lo práctico. Fíjese, señora Presidenta, que el Frente Amplio gobierna desde 2005 y desde ese momento se ha dado el mayor proceso de extranjerización de la industria nacional que recuerde la historia del país. Desde 2005 hasta la fecha el 60% de la industria frigorífica nacional, nuestra principal industria, pasó a manos de brasileños y el 55% de la industria arrocera, la principal industria de exportación de granos del Uruguay, pasó a manos brasileñas. Eso aconteció mientras gobernaba la ideología de izquierda. Y lo mismo aconteció con los procesos de concentración y de extranjerización de la tierra. ¿En qué período? Mientras la izquierda estuvo gobernando. | Así que de ideología, hacemos una tertulia. El tema es la realidad, y la realidad dice otra cosa.



SEÑOR CARDOSO (don José Carlos).- Pido la palabra para contestar una alusión.

SEÑOR PRESIDENTE (Yanes).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR CARDOSO (don José Carlos).- Señor Presidente: el señor Diputado Sánchez, en una correcta instalación del debate político, trata otra vez de dividir las aguas y poner a los que nos oponemos a este proyecto del lado de los que, supuestamente, defenderían a un pequeño grupo de grandes terratenientes. Inclusive, termina sus palabras diciendo algo que podría calificarse de agraviante, ya que dijo que esos ricos son los que sostienen a los que se oponen acá al proyecto que él defiende. En realidad, no lo voy a tomar como un agravio porque creo que lo dijo con un sentido de debate serio, pero no se la llevo, porque no es cierto.

Lo que nosotros decimos es que el instrumento utilizado eso no fue dicho en la larga e interesante exposición del señor Diputado Sánchez no afecta la concentración de la tierra; este impuesto le facilita las cosas a quien lo hace. ¿O no se entiende que a Montes del Plata no le preocupa pagar US$ 4:000.000 y no va a dejar de concentrar? ¿Ustedes creen que dentro de dos, tres, cuatro o diez años no podremos enterarnos de que empresas como Montes del Plata tienen más tierras de las que están ahora en su propiedad? ¿Por qué dejaría de comprar y de concentrar? Lo que nosotros señalamos es que el instrumento es inocuo y no resulta efectivo.

Tal como se dijo, este debate recorre América Latina hace años; hace años que se discute. Pero ¿saben dónde se discute más? En los países que tienen subdivisión de la tierra y minifundio. Ese es un verdadero drama en América Latina. Es mucho más grave el drama del minifundio que el del latifundio, e impactan mucho más severamente sobre las economías y los aparatos productivos los minifundios que los latifundios. ¿Cuál es el país más pobre de América? El que tiene la población distribuida en su territorio. Estados Unidos, que es un país con una potencialidad agrícola impresionante, tiene solamente el 3% de su población viviendo en zonas rurales; el resto vive en zonas urbanas. Entonces ¿cuál es el drama? El de Haití, el de Guatemala y el de México; el drama es el minifundio. Y hacia eso caminamos; ese es el objetivo. Este instrumento no castiga.

Además, al señor Diputado Sánchez le faltó explicar lo relativo al ICIR. Dijo que iba a hablar de ello pero olvidó decir cosas muy importantes, lo cual debió haber hecho, porque el miembro informante tampoco lo hizo. ¿Y los procesos de amortiguación? El señor Diputado dijo que un productor de 1.300 hectáreas es grande. También quiero mencionar que si se tiene 1.900 hectáreas no se paga y si se tiene 2.100 se paga por la totalidad US$ 17.000 anuales. Entonces, entre tener 1.900 hectáreas y tener 2.100 hay US$ 17.000 de diferencia. ¿Hay mucha diferencia entre esos dos productores? No. Entonces, ¿no habrá otros instrumentos jurídicos para los que están en el borde y tengan 1.900 hectáreas? Por tanto, ¿a quién va a afectar el ICIR? ¿A Montes del Plata y a los grandes propietarios? No, a esos no se les mueve un pelo, pero al que tiene 2.100 hectáreas lo agarraron con US$ 17.000 mensuales, y el vecino que tiene 1.900 hectáreas no paga nada, cero. Y ese, de acuerdo al concepto establecido por el señor Diputado Sánchez también es grande

Por lo tanto, nosotros creemos que el instrumento no es eficaz. Además, espero que no se vuelva a insinuar que quienes nos oponemos a proyectos como este estaríamos defendiendo determinados intereses económicos. En ese sentido, quiero decirle claramente al señor Diputado Sánchez que yo no defiendo intereses económicos.

Muchas gracias, señor Presidente.



SEÑORA PRESIDENTA (Tourné).- Puede continuar el señor Diputado Asti.

SEÑOR CARDOSO (don José Carlos).- ¿Me permite una interrupción?

SEÑOR ASTI.- Sí, señor Diputado.

SEÑORA PRESIDENTA (Tourné).- Puede interrumpir el señor Diputado.

SEÑOR CARDOSO (don José Carlos).- Señora Presidenta: el señor Diputado Pérez González vuelve a reiterar un argumento que ya se había manejado aquí con respecto a la campaña electoral y a las amenazas que pudieron haberse generado sobre las expectativas del Gobierno. Además, el señor Diputado Pérez González dice: "Estamos muy tranquilos; venimos muy bien".

En ese sentido, voy a leer una noticia que se publicó en Uruguay y en la mayoría de los portales de los diarios de América. Dice así: "De julio a octubre de 2011, el clima de negocios de Uruguay empeoró, lo que relegó al país a la segunda posición en América Latina detrás de Perú, según la última Encuesta Económica que se realiza cada tres meses entre el Instituto alemán Ifo y la Fundación Getulio Vargas.- En ese periodo, el Índice de Clima Económico (ICE) de Uruguay cayó de 7,5 puntos a 5,9, siendo la calificación más baja desde los 4,6 puntos alcanzados en octubre de 2009". Estoy leyendo noticias de hoy. No sé dónde andará el doctor Lacalle; capaz que está detrás de estas noticias. Continúo leyendo: "En cuanto al Índice de Expectativas, Uruguay registró una caída de 6 a 3,7 puntos mientras en el promedio de América Latina la baja fue de 5,3 a 3,5 puntos". Uruguay fue el que más cayó. "Así Uruguay pasó de estar en el segundo lugar a compartir el sexto puesto con Brasil y Bolivia. En cuanto al llamado Índice de Situación Actual,[...]" La noticia se titula: "Uruguay cae en clima de negocios y se derrumba en cuanto a sus expectativas". Seguramente estos deben ser los efectos de la última campaña electoral.

Muchas gracias, señora Presidenta


 
Últimas Actuaciones












 
 
Recomienda esto

 
.: www.josecarlos.com.uy :. Web Oficial del Diputado José Carlos Cardoso del Partido Nacional por el Departamento de Rocha
Inicio | Biografía | Proyetos | Parlamento | Actuación | Escuhar Audiciones | Galería de Fotos | Artículos Periodísticos | Agrupación Lista 71 | Comunicados | |